HABICHOLILLAS O JUDÍAS VERDES GUISADAS





Hoy estreno vestido!! Es un lujo, lo sé, pero he decidido que “yo lo valgo” y que de vez en cuando … ¡Qué narices, que tengo una comida familiar y me veía en vaqueros!! 

Por cierto, vosotras sois de las que todo os queda bien o, como yo, veis miles de vestidos, os probáis quinientos y cuando encontráis uno que -“Bueeeeenoooo!!!”, os sale del probador de al lado una chica joven con unas piernas estupendas y con el mismo vestido…. y ¡plofffff!!!  
Y si no es bastante, se nos queda mirando de arriba a abajo con cara de -“¡qué horror!!  a mí me queda mucho mejor que a tí!!”
En este momento nuestro ego está en el sótano 4 del “Corte Inglés”, (aunque la “Planta Joven” esté en la 4ª), y nuestra pobre pareja, (que ya lleva una hora y media fuera del probador, cargado con el abrigo, el bolso y demás), trata por todos los medios de convencernos con piropos tipo -“¡Estás guapísima! ¡Te queda genial!! – Pero como el pobre es tan “sui generis” intenta colmar su perorata intentando compararnos con JLo. o Beyoncé con “-¡pedazo culo!!”….
El hielo de mi estómago se sustituye de golpe por un fuego fundente, animado por las risitas de las acompañantes de “la otra”, pero me sirve para que mis pies se despeguen por fin del suelo y pueda darme la vuelta hacia mi probador…. Me cambio, salgo con aparente dignidad, vuelvo a dejar el vestido en su percha con un “-no me termina de convencer, es demasiado “vulgar””.  Y agarro a mi maridín, (que el pobre anda pillando moscas), y nos vamos.
Menos mal que en la planta baja, ya me ha convencido de que no quería decir un culo grande, sino un culo “sabroso”. De manera que nos damos la vuelta, volvemos a subir (rezando para que “la otra” ya se haya ido, y sin “mi” vestido) y me hago con él.
Así que hoy, vestido corto, adornado en “cuero”, con medias negras (tupidas, que sé reconocer mis limitaciones) y taconazo. Sólo espero que a mi familia no le de por hacer una ruta turística por el casco antiguo y sus adoquines… pero eso ya sería otra historia.
Y vamos ya con la receta, que como dice mi sobri, “es comida de viejas”. Pues si, esta forma de guisar las habicholillas (o judías verdes) es muy típica de Jaén, y se utiliza también para los espárragos y espinacas, y es la base para el potaje de garbanzos y espinacas.
Tiene un mojeteo que te mueres, y no te digo ná si lo adornas con trocitos de jamón o huevo duro, aunque a mí, personalmente, me gusta más así, con el huevo trabado. 
Se suele “animar” con trocitos de jamón o con rodajitas de chorizo fritas, que es como más me gusta. Os animo a que la probéis porque es muy fácil y rápida de hacer y el resultado es estupendo.





Ingredientes:

  • 1/2 kg. de habicholillas (judías verdes) cortadas y cocidas unos 10 min. en agua con sal. 
  • 1 pimiento seco o ñora 
  • 3 dientes de ajo 
  • 2 rebanadas de pan 
  • aceite, sal, vinagre, agua 
  • 1 huevo 

Preparación:

  • En una sartén con un poco de aceite, freímos los ajos enteros, hasta que doren un poco. Doramos también el pan y, apartando la sartén del fuego, añadimos el pimiento seco, y freímos un poco con cuidado que no se queme.
  • Pasamos las tres cosas al mortero y majamos con un poco de agua, o si lo queremos más fino, utilizamos la batidora y batimos bien.
  • En el mismo aceite de la sartén, sofreímos las habicholillas unos 10 minutos a fuego medio, (si nos gusta, podemos añadir unos taquitos de jamón) y le añadimos el majado anterior, rectificando de sal y de agua (según queramos más o menos salsa). Dejamos cocer unos 5 minutos.
  • Aparte, batimos el huevo con dos cucharadas de vinagre y le añadimos 4 ó 5 cucharadas de la salsa caliente, para que se atempere.Apartamos el guiso del fuego y vamos incorporando poco a poco el huevo, sin dejar de remover bien, para que el huevo no se corte, pero ligue la salsa. 
  • Freímos unas rodajitas de un buen chorizo casero y lo ponemos por encima. Servimos acompañado de un buen pan. ¡QUE APROVECHE!!



14 comments on “HABICHOLILLAS O JUDÍAS VERDES GUISADAS

  1. Hola Carmina, preciosa, déjame decirte que estoy encantadísima con tu blog, la historia del vestido fue estupenda jajaja, además hoy aprendí algo: Al ver "judías verdes" me fui a investigar lo que eran, porque estando en diferentes países los nombres cambian y ahora sé, que son los "ejotes" en México, tu receta me parece deliciosa y ahora que mi duda está aclarada no dudaré en hacerla!!
    Un beso
    Esmeralda

  2. Carmina, les pides su opinión respecto a ropa y no se quieren mojar, y si lo hacen meten patas como éstas, jajaja!
    Seguro que están riquísimas así las judias verdes, yo esta receta no la conocía, y eso que viví en Jaén dos años.
    Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *