PAELLA CON CARABINEROS

Hoy esta entrada se la dedico a mis pescaderos. Sí, me encanta ir a su puesto y volverme loca con las maravillas que tienen, con su trato y la confianza que inspiran. Se trata de Antonio y Mª Carmen, de Pescados Pareja, en el Mercado de Peñamafécit, en Jaén.
He llegado al punto de que voy sin pensar qué llevarme, porque cuando llego me cambia totalmente la idea que llevaba:
-¡Mira que caballas tengo hoy, llévatelas que te las garantizo!!
-Y estos boquerones, mira, están casi vivos!!
-Hoy he traído una rosada de campeonato!!!
-Llévate estos carabineros, frescos y a buen precio!
Y allí está Carmina, paseando el puesto y sin saber por dónde tirar, porque me lo llevaba toooodo!!
El otro día me ofreció unos carabineros frescos que no eran muy grandes y por eso enseguida pensé en este arroz (los grandes siguen dándome lástima ponerlos en la paella, porque a la plancha y con unas gotas de jerez en la cabeza…mmmmm!!!!
Y de camino me llevé un poco de pez espada, unos mejillones para ponerlos al vapor, unas almejas para el tapeo…. total que mientras hacía la paella, nos fuímos poniendo las botas. 
Y de camino íbamos diciendo:
-“¿Y si le echo unos tropezones de pez espada?”
-“Mal no le va a hacer”
-“¿Y un puñado de almejas?”
-“Bueno, a mí me gustan”
-“¿Guardamos unos mejillones para adornar?”
-“Vale, pero apártalos que ya quedan pocos”


Total, que de un arroz con carabineros pasamos a una paella con carabineros… y otras delicias! 
¿Qué cómo estaba?. Deciros que nos la comimos entre mi marido y yo, y que el postre lo dejamos para la merienda porque nos salían los granos por los ojos!! Todavía se me saltan dos lagrimones cuando me acuerdo!
Ah! por cierto, que ayer fui a por unos calamares para ponerlos rellenos y al final me traje una caballa que la hice en escabeche, un trozo de atún maravilloso para el marmitako, unas gambas de Garrucha… que no os voy a decir cómo están… y unos tapeos de almejas, gambas y mejillones que terminaron en unos espaguettis al nero di sepia a la marinera…Ya os iré subiendo las recetas. Y para rematar, me regalaron una tarrina de salmón marinado que hace el propio Antonio, que estaba de muerte!! En su punto, jugosito y que supo a poco. Así da gusto comprar y dejarse aconsejar!


Ingredientes (dos personas comilonas)
Para el fondo:
8 carabineros medianos
4 cucharadas de aceite (AOVE)
1 copita de brandy
2 vasos de agua
Para el arroz:
1/2 vaso de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
1/4 de pimiento rojo
1 pimiento verde
1/4 de cebolla
2 dientes de ajo
Una ramita de perejil
sal
1 tomate hermoso
Unas hebras de azafrán y colorante en polvo
3 puñados de arroz bomba (absorbe todo el sabor)
3/4 de vaso de vino blanco (si es bueno, mejor)
1 hoja de laurel
pimienta y tomillo
Opcional (que ya se que el arroz con carabineros sólo lleva carabineros)
6 trocitos de pez espada
Un puñado de almejas
4 mejillones
2 alcachofas (me encantan en el arroz)

Preparación: 

Comenzamos haciendo el fondo de los carabineros: Los pelamos y en un cazo ponemos las 4 cucharadas de aceite y las cabezas y cáscaras y las sofreímos. Las vamos machacando mientras se hacen, y cuando veamos que empiezan a tomar color, le añadimos la copita de brandy y flambeamos (si no te atreves, déjalo reducir simplemente). Incorporamos los dos vasos de agua y dejamos hervir unos 2 ó 3 minutos, y reservamos.
Picamos los pimientos y la cebolla, limpiamos y troceamos las alcachofas (si es que le vas a poner) y majamos el ajo con perejil, el azafrán en rama y sal.
En la paella, echamos el aceite y las verduras, y hacemos hasta que comiencen a tomar color. Añadimos el majado y el arroz, y lo sofreímos bien, hasta que el arroz comienza a dorarse un poco. 
Incorporamos el tomate rallado y dejamos que se haga. 
En el mortero del majado echamos el vino y el colorante (para aprovechar lo que quedara pegado en las paredes). Mezclamos bien y lo echamos en la paella, junto con el laurel y el tomillo. A partir de aquí, ya no se usa la cuchara para remover, sólo moveremos la paella para que los líquidos vayan calando, pero el arroz no.
Si vamos a echarle almejas o pescado, es el momento.
Cuando el vino se haya evaporado, vamos incorporando el caldo de los carabineros, que debe estar caliente, con un colador. ¿Cuánto? Yo lo voy echando conforme lo va pidiendo, y así nunca me paso.
Cuando esté casi tierno, echamos las colas de los carabineros (no me había olvidado) y adornamos con los mejillones abiertos al vapor (si es que no te los has comido ya). Cuando esté “al dente” cortamos el fuego, cubrimos con un paño y dejamos reposar, mientras nos tomamos un vinito con el resto de los mejillones, con unas gambitas fritas o unas almejas al ajillo… aunque no comáis mucho porque el arroz os va a salir de muerte!!



Mirad aquí lo que para mí está más rico: ese arroz pegaíto a la paella…mmmm!!

Y éstos son Antonio y Carmen, en su puesto del Mercado de Peñamefécit en Jaén, donde me vuelvo loca cada sábado. Gracias por aconsejarme!!

24 comments on “PAELLA CON CARABINEROS

  1. Menudo platazo de fiesta , no me extraña que lo hayáis saboreado tan gratamente.
    Es una suerte tener quien te aconseje bien y que no quieran vender por vender. Al final ganamos todos!!
    Besinos.

  2. Así da gusto Carmina, cuando el trato es de confianza se va uno a casa tan contento y así salen platos tan maravillosos como estos. Te ha quedado de lujo, vamos de domingo para comida y cena.
    Besinos

  3. Hola Carmina acabo de conocer tu blog y esta paella madre mia que maravilla los carabineros me encantan y el arroz tambien me gusta con todo jjaja y eses arroz que se queda pegado a la paella a mi me gusta mucho yo tambien en mi pescaderia de confianza da gusto comprar el pescado nunca te engañan y eso es estupendo, bueno me quedo por tu cocina para seguirte y te dejo mi enlace por si quieres visitarme
    http://eltoquedebelen.blogspot.com.es/
    !!!! un besin !!!!

  4. Jajajaja, mira que me rio contigo, por que me pilla lejos que si no me iba a Jaen a comprar el pescado, que paella tan y tan y tan ricaaaaaaa. Y siiiiiiiiiii, me pirro por lo que se pegaaaaaaaa, mira que yo sirvo a todo el mundo, y me da un disgusto enorme si no se ha enganchado nada. Un beso. Yolanda.

  5. Ya me gustarí irme de compras contigo y conocer a Carmen y Antonio para dejarme llevar pos sus consejos y llevarme a cas lo que les de la gana.
    Este arrocito está que no dejo ni la raspa.
    Muchos besos, querida. Buena semana,
    Vero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *