CORTADILLO DE CABELLO DE ÁNGEL

Esta entrada es muuuuy toooonnnnta. Es de esas recetas tan fáciles que casi da vergüenza poner en un blog que sabes que lo van a ver cocineros y cocinillas con mucho arte y creatividad. Si no fuera porque les gustó mucho a los míos y quiero que mis hijas lo tengan en su archivo, ni me molestaba en subirlo, pero es que es taaann fácil!!
¡Y taaaann rico!!
¡Y taaaann socorrido!
Y taaaannn…. bueno, ya basta que aunque la dificultad sea, como dice Adassa, para trolls, también tiene su arte, porque lo de extender la masa de hojaldre congelado en un papel de hornear, cuando se ha descongelado sólo por fuera, y por dentro aún está duro, y quieres forzarlo y se te parte…. (que no es mi caso, ¿eh?, que yo “siempre” lo desenrollo perfectamente!).
Y lo de cubrirlo con el cabello de ángel, con mucho cuidado de que no sobresalga por los bordes, pero que termina por derramarse y piensas que ya no va a “pegar” bien… que “nunca” me ha pasado a mí, pero que imagino que a “alguien” le podría pasar….
Y lo de cubrirlo con la otra plancha, que a estas alturas ya no está descongelada, sino “blandengue” y que al desenrollarla se te va deformando, incluso rompiendo, hasta que descubres que es más fácil ir desenrollando conforme vamos cubriendo, pero que repito, a mí “nunca”, “nunca” me ha ocurrido, lo que pasa es que pudiera pasarle a alguien que no haya usado mucho esta masa…..
Bueno, y no digamos del horno…. que se te olvida precalentarlo, que no le pones la alarma (porque a mí “nunca” se me olvida que tengo algo allí metido) que te llaman por teléfono o tu vecina viene a enseñarte ese vestido tan preciosísimo que se ha comprado para la comunión de su hija y de repente empiezas a oler cierto tufillo a retostado… y que por supuesto no es mi caso, porque yo siempre estoy pendiente de mis “creaciones culinarias”…
Y el traslado hasta la mesa… bueno también tiene su peligro, porque tienes que tener  cuidado de no tropezar con el perro o con cualquier juguete o lápiz de tus hijos que te hace resbalar y perder el equilibrio, con el consiguiente peligro de que parte o todo el contenido de la bandeja termine en el suelo… pero ésto no le pasa a “nadie” y por supuesto, menos a mí….
En fin, que no es que os esté llamando “trolls”, pero que digo que aunque parezca fácil, (que lo es), todo tiene su trabajo y su “hacer”, y hasta lo más sencillo puede convertirse en una obra de arte…. o un desastre… pero claro, los expertos como “yo” no caemos en esas desgracias, porque ya estamos a vuelta de todo y siempre, repito, siempre nos sale todo perfecto…. (¡Ja!, chúpate ésta, que no te lo crees ni jarta de vino!!)

Ingredientes:
2 planchas de masa de hojaldre
1 kg. de cabello de ángel
Nueces picadas, pasas o cualquier otro fruto seco (opcional)
1 huevo para pintar la superficie
ajonjolí para cubrirlo

Preparación:
Extendemos una de las planchas de hojaldre sobre una lámina de papel de hornear y extendemos el cabello de ángel por encima.
Añadimos los frutos secos elegidos repartíéndolos bien por el relleno (no son necesarios, pero le dan su “toque”)
Con el huevo batido, pintamos los bordes y cubrimos con la otra plancha de masa de hojaldre. La pintamos con más huevo batido y espolvoreamos con ajonjolí.
Introducimos en el frigorífico una media hora para que se enfríe bien.
Pasado este tiempo, horneamos a 210º una media hora, hasta que esté dorado.
Una vez frío, lo cortamos en porciones y a disfrutar. ¡QUE APROVECHE!!

22 comments on “CORTADILLO DE CABELLO DE ÁNGEL

  1. Yo creo que hay que ponerlas todas, las fáciles y las complicadas, por que todos los que visitan los blogs no son cociner@s experimentados, hay gente que está aprendiendo ahora y seguro que nos lo agradecen.
    Por cierto , me encantan los cortadillos y estos se meten por los ojos…
    Besos.

  2. No por simple es menos buena. A mi me encanta el cabello de ángel y este dulce es uno de mis preferidos. Yo la pienso publicar también. Así que no te preocupes, siempre habrá alguien que no sepa hacerla, por ejemplo tus hijos o los míos. Bs.
    Julia y sus recetas.

  3. Querida Carmina tienes ante tí a una verdadera troll, todo o casi todo me suele pasar con el hojaldre, es una lucha constante. Mientras iba leyendo me imaginaba en cada situación, jajaja, me he reido mucho. Te agradezco de todo corazón que publiques esta receta, fácil pero bien rica, deliciosa a no parar.
    Besos de una troll en rehabilitación.

  4. No hay entradas tontas Carmina……..con cada uno siempre puedes ayudar a alguien. Darle una idea para el postre……para la merienda…o por que no igual no sabe hacerla. Así que ole por la publicación; además lo mas importarte la has hecho con amor para que los tuyos disfruten y lo han hecho, pues merece estar aquí en tu blog.
    Feliz domingo guapa

  5. Jajjja eres la bomba , me has hecho reír un buen rato, qué gracia tienes…..
    Has hecho muy bien en ponerla, estas son las cosas mejores y de las que echamos mano la mayoría de las veces porque además de rápidas son propuestas deliciosas.
    Besinos.

  6. Cuanto tiempo sin saber de ti…a mi no me entran tus posts nuevos, pero no se porqué, me pasa con otros blogs lo mismo…al final doy con algunos, los que mas me visitan y que tengo memorizados, pero siempre me queda alguno perdido…
    Espero que no desaparezcas otra vez… me he vuelto a poner de seguidora, hasta en eso había desaparecido…con razón no encontraba tus entradas, pero espero que no ocurra mas.
    tu entrada de hoy es simpática y que me ha hecho reír, no es una entrada tonta, es todo lo contrario, amena y divertida y has hecho que los tuyos lo pasen bien, me parece mas que suficiente!
    Besos y déjate ver!

  7. Pues yo no conocía esta receta. Y lo del hojaldre…más que nada yo me peleo con el relleno, lo de las empanadillas al horno, para mi, es un verdadero quebradero de cabeza. Y lo de la charla…a mi que no me gusta nada usar la "húmeda"…o dejar la comida puesta (muy flojita) e irme al cole a recoger a los niños,… suelo estar pendiente, y no pasa nada, pero como para que surja un imprevisto!!!

    En fin, que hacemos lo que podemos y a ti te ha quedado la receta de matrícula de honor.

    Un beso grandísimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *