BAKLAVA

Hoy os traigo un dulce turco (tiene denominación de origen, oiga!), pero que los griegos y los rusos también lo realizan de maravilla.
Su origen se remonta a la antigua Mesopotamia, aunque los griegos, cuando se lo llevaron, le cambiaron la masa por ésta más fina y lisa.
El caso es que es un dulce muy entretenido de hacer, pero muy fácil, y con un resultado espectacular.
Se trata de una milhoja de pasta crujiente, bien empapada de un almíbar especiado, y con la mezcla de frutos secos (originalmente eran nueces, pero en la variedad está el gusto..),  que la hace digna de los paladares más exquisitos. (Jo, qué bien me ha quedado!)
Pero por mucho que os diga, hasta que no la probéis no os vais a convencer, así que hacedme caso, que no os vais a arrepentir.
Ingredientes:
Para el almíbar:
400 gr. de azúcar
300 cc. de agua
2 cucharadas de miel
la cáscara de un limón
4 clavos de olor
1 rama de canela
Para el pastel:
2 paquetes de pasta filo (como 1/2 kg.)
1 kg. de frutos secos picados (yo puse 250g. de nueces, 250 gr. de pistachos pelados, 250 gr. de avellanas, 250 gr. de almendras picadas.
400 gr. de buena mantequilla
2 cucharaditas de canela molida
1 cucharadita de clavo molido
1 copita de orujo, ron, o cualquier licor que nos guste
Preparación:

Hacemos el almíbar, poniendo todos los ingredientes en un cazo y dejando hervir a fuego medio unos 15 minutos. 
Dejamos enfriar.

Picamos los frutos secos y los mezclamos, añadiendo la canela y el clavo molidos, y la copita de licor.

Derretimos la mantequilla
Con un pincel, pintamos un molde o fuente de cristal (Yo usé una fuente de cristal grande, de unos 40×30, y me sobró para otra de 30×20)
Ahora ponemos una hoja de pasta filo y la pintamos con mantequilla. El resto de masa conviene taparla con un trapo húmedo, porque se seca enseguida y se parte.
Ponemos encima otra hoja y volvemos a pintar con mantequilla. Así hasta 4 capas.
Le espolvoreamos una capa de frutos secos aromatizados y volvemos a repetir la operación hasta 5 ó 6 veces. Se queda de un grosor de unos 4 ó 5 cm.
Terminamos con una capa de 4 hojas de pasta filo, enmantequilladas una por una, como os he indicado antes.

Ahora,  con un cuchillo bien afilado, vamos haciendo cortes cuadrados o en forma de rombo, procurando que queden porciones no muy grandes (de unos 4 cm. aproximadamente). El corte debe llegar hasta el fondo, de manera que después puedan separarse bien.

Lo metemos al horno precalentado a 180 º y bajamos a 150º ó 160º, horneando aproximadamente durante una hora, hasta que veamos que queda muy dorado y con la pasta sueltecita, como si fueran escamas.

Lo sacamos y le vaciamos el almíbar que habíamos hecho, colándolo para que no caigan restos de la canela, limón o clavos, y dejamos enfriar.

¡QUE APROVECHE!!

21 comments on “BAKLAVA

  1. Tiene que estar realmente buenísimo. Me gusta mucho la pasta filo, no se si me saldrá bien pero la tengo y lo voy a intentar.
    Besinos

  2. El otro día me regalaron un libro y venia la receta de Baklava, y pensé en hacerla.
    Ahora que he visto el resultado si que me voy animar.
    Por que se ve espectacular.
    Un besito

  3. Una receta maravillosa! al ser alérgica a los anacardos y a los pistachos, la he probado sólo de nueces y almendras. En casa, tuvimos durante un año escolar a una niña de Turquía, y sus padres, que sabían de mi alergia, nos enviaron un paquete desde Estambul con varios dulces, entre ellos el baklava. Te ha quedado espectacular! Biquiñossss

  4. Me encanta este dulce, pero nunca lo he hecho. Y no es tan difícil como bien dices, pero sí entretenido.
    A tí, te ha quedado escandalosamente bueno, menuda foto del resultado final. Una exquisitez.
    Besotes, mi niña.

  5. Vaya maravilla!!! mira que me da respeto este dulce pero es lo veo y se me van los ojos. Me lo apunto el tuyo y veré si me atrevo con él. Besos

  6. Oh! qué pintaza… esto es un pecado de rico! tengo muchísimas ganas de probar este pastel, te ha quedado impresionante!
    Gracias por visitar mi cocina 😉
    Besos

  7. Aaaaaahhh qué ricos están los Baklava, a mi me encanta comerme uno o dos con un té verde calentito a la menta…y con buena compañia en la sobremesa, son para comer poca cantidad porque son muy contundentes y comerlos saboreándolos es como más me gusta.

    Yo también los publiqué, los hice enrollando la pasta filo como si fuera un salchichon y cortaditos a rodajas y otros en forma de paquetito. Tu manera por capas estilo lasaña es más rápida de hacer, lo haré así la próxima vez.

    Ya he leído tu comentario en mi nueva publicación, gracias.

    Que pases buen dia…y buen finde!

    *Pilar*

  8. Es mi postre favorito y me vuelve loca, pero es muy caro a 25 € el kg.
    Nunca me he atrevido hacerlo porque las recetas que he visto las encontraba muy complicadas, pero lo has explicado TAN BIEN y tan sencillo que lo voy a probar.
    Muchisimas Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.