SAL DE GAMBAS

El día del concurso de cocina en Gastroaove, cuando vi a Lidia preparar su plato, me quedé maravillada. Era un Carpaccio de gambas al ajillo, al que le echó un polvillo que sacó de un tarro y que me dejó realmente intrigada.
Sí, reconozco que soy muy  curiosa, pero es que cuando la vi con su tarro y sus polvos mágicos tuve que preguntarle. Y cuando pasó el evento esperé como loca a que publicara la receta. Así que Lidia, muchas gracias. Son unos “polvos” realmente mágicos!

Ingredientes:
Cáscaras de gambas y sal gorda más o menos a partes iguales
Preparación:
Mezclamos ambas cosas y las extendemos en una bandeja de horno.
Las secamos en el horno a 60º durante 3 ó 4 horas, moviendo de vez en cuando para que se seque por igual.
Una vez frío, lo pulverizaremos en el robot de cocina y lo colaremos para quitar lo más grueso.
Lo guardaremos en un tarro hermético, porque dura mucho tiempo.
Que ¿para qué lo utilizamos? Imaginad una mahonesa aromatizada con marisco, una paella, una ensalada con gambas, una crema o sopa de pescado, los buñuelos de bacalao, las tortillitas de camarones… cualquier plato de pescado o marisco lo podemos realzar con esta sal, que por cierto, también se puede comprar, pero ya sabemos el precio de los productos “gourmet”… 
¡QUE APROVECHE!!

3 comments on “SAL DE GAMBAS

  1. Una buena idea de reciclaje y seguro que muy muy sabrosa, no la conocía, la que si suelo hacer es perfumar aceite con las cabezas y cascaras de gambas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.