FLAMENQUÍN MARINERO… Y PIMIENTOS RELLENOS!!





Hace tiempo probé en un restaurante un flamenquín de pez espada relleno de gambas que me encantó, y días después, una compañera me dijo que en su pueblo los preparaban rellenos de mejillones muy picados y que estaban riquísimos. Desde entonces, no hago más que darle vueltas a posibles rellenos y hoy me he decidido por éste. 

Imagino que ya estaréis pensando en cómo los vais a rellenar vosotros, pero en serio, probad éste porque es espectacular. Eso sí, tenéis que pedirle a vuestro pescadero que os corte los filetes de pez espada lo más fino posible, para que sea más fácil enrollarlos y no queden como morcillas. 
Cuando los hagáis, decidme si no llevo razón….



Ingredientes: 
4 filetes de pez espada cortados muy finos
4 lonchas de salmón ahumado
250 gr. de gambas frescas
Para el caldo de marisco:
2 cucharadas de aove
las cáscaras y cabezas de las gambas
30 ml. de whisky o brandy
300 ml. de agua
Para la velouté de gambas
1/4 de cebolla (unos 30 gr.) muy picados
50 gr. de harina
50 gr. de aove (aceite de oliva virgen extra)
sal, pimienta y eneldo
300 ml del caldo de marisco, aproximadamente
Las gambas peladas, cortadas en trocitos
Para empanar:
harina, huevos y pan rallado
Aceite de oliva (si es virgen extra, mejor) para freírlos

Preparación:

Pelamos las gambas, y las cabezas y cáscaras las echamos en un cazo con dos cucharadas de aove, machacándolas mientras se sofríen. Cuando empiecen a dorarse, añadimos el whisky o brandy. Lo flambeamos (si no te atreves, lo dejas reducir) y cuando se haya consumido, lo cubrimos con el agua y hervimos cinco minutos.
Ahora preparamos nuestra velouté,  poniendo en otro cazo el aceite y la cebolla picadita, a fuego medio. Cuando esté transparente, añadimos la harina y sofreímos un poco, pero sin llegar a tostar (lo suficiente para que pierda el sabor a harina cruda).
Vamos añadiendo el caldo caliente de las gambas poco a poco, mientras removemos con unas varillas para que no nos salgan grumos. Tiene que quedar con la consistencia de unas croquetas.
Salpimentamos y añadimos una pizca de eneldo (aquí podemos poner la hierba que más nos guste, pero con el pescado, ésta va genial). Cuando esté hecha, añadimos las gambas troceadas y retiramos del fuego, removiendo bien para que se terminen de cocinar.
Dejamos enfriar, y metemos en el frío para que quede bien consistente.

Ahora preparamos nuestros flamenquines:
Quitamos las pieles a los filetes de pez espada, los maceamos un poco (con cuidado que no se nos rompan). Salpimentamos y si nos gusta, espolvoreamos un poquito de eneldo.
Ponemos encima una loncha de salmón ahumado, y con una manga pastelera (sin boquilla, y con un agujero más o menos de un dedo de grosor) vamos poniendo una tira de nuestra velouté de gambas.
Enrollamos y pasamos por harina, huevo y pan rallado, procurando que quede bien sellado. Yo le doy otra vuelta sólo por los extremos y la junta.
Ahora sólo queda freírlos en abundante aceite bien caliente.
Servimos con una ensalada, pero están de miedo con una mahonesa de ajo o salsa de pepino. ¡Que aproveche!!

Ah! se me olvidaba! Como os habrá sobrado bastante masa, podéis haceros unas riquísimas croquetas de gambas, pero yo la he utilizado para rellenar unos pimientos de piquillo y los he congelado. Todavía no sé si los voy a empanar o les voy a hacer alguna salsa para hornearlos…Se admiten sugerencias!!
Ahora sí: ¡QUE APROVECHE!!

18 comments on “FLAMENQUÍN MARINERO… Y PIMIENTOS RELLENOS!!

  1. que cosa mas rica guapa! la verdad es que nada como unos buenos flamenquines ¡¡ración nacional!! y sino, que se lo digan a los de BARRANCO de Jaén que no hay quien se los coma de lo gigantes que son!!! que barbaridad
    un beso linda flor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *