ROSCOS DE VINO

¿Vosotros también sois de los que dejáis los roscos en las cajas de mantecados dando vueltas hasta que se acaban todos los demás?

En mi casa por lo menos, es así… Hasta que ví estos roscos en el blog de Bego Al calor del horno y no pude resistirme a ellos.

Que sí, que los de Bego están mucho más perfectos que los míos, a ver, son los primeros que hago, pero el sabor… uff!!! éstos no se van a quedar en la caja… bueno, los próximos, porque de éstos sólo quedan las fotos, jeje
Por cierto, he modificado ligeramente la receta, poniendo un huevo y ajonjolí… no he podido resistirme…
Ingredientes:
300 gr. de harina tostada (tienes que tostar por lo menos 100 gr. más, porque al tostarla pierde humedad y pesa menos)
120 gr. de azúcar glass
125 ml. de Pedro Ximenez
25 gr. de anís dulce
125 gr. de manteca
1 huevo
1/2 cucharada de canela
1 pizca de sal
1 cucharada de sésamo tostado (opcional)
Azúcar glass para rebozarlos

Preparación:
Tostamos la harina en una bandeja de horno, a 180º durante 20 minutos. Debes removerla de vez en cuando para que se tueste por igual. Estará lista cuando tenga un color marfil. Ahora la dejas enfriar.

En un bol (o un robot de amasar) ponemos el vino, anís, azúcar, canela, huevo, sal, sésamo y manteca, y mezclamos bien. 
Tamizamos la harina (para deshacer los grumos que se formaron al tostarla) y la añadimos a la mezcla anterior, amasando bien hasta que quede bien integrada y la metemos en el frigorífico una media hora para que se endurezca y se pueda trabajar mejor.

Ahora tú eliges: puedes hacer bolas (del tamaño de una albóndiga) ,estirarlas hasta alcanzar el grosor de un dedo y formar los roscos; o estirar la masa y cortarla con un cortapastas de roscos o con un cortapastas redondo y una boquilla pastelera con un diámetro apropiado para el agujero del centro. Yo probé de las dos maneras: unos son más perfectos y otros más “rústicos” pero de sabor…. en dos palabras….

Conviene dejar los roscos en el frigorífico una hora por lo menos para que se enfríe bien la masa y no se nos deformen demasiado al hornearlos.
Los metemos en el horno precalentado a 180º, unos 20 minutos (cuando empiecen a dorarse, estarán hechos, todo depende del grosor)
Los sacamos y dejamos enfriar, y los envolvemos en azúcar glass.
Os aseguro que estarán más ricos al día siguiente.¡QUE APROVECHE!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.