ALEMANES DE GUARROMÁN

Si no eres de Jaén, ahora mismo te estarás preguntando tres cosas: 

-¿Ponerle alemanes a un dulce típico de un pueblecito andaluz?
-¿A quién se le habrá ocurrido ponerle el nombre al pueblo?
-¿Cuál es su gentilicio?
Pues todo tiene su explicación.
La primera pregunta, tiene relación con el origen del pueblo, fundado por Pablo de Olavide bajo el proyecto de colonización de Sierra Morena con el Fuero de Población de 1767 promulgado por Carlos III. 
Con este proyecto se trataba de dar seguridad a los caminos de entrada a Andalucía, que estaban a merced de los bandoleros, y para eso se ofrecieron tierras y ganado a los alemanes, suizos y flamencos que se asentaran en estos territorios despoblados hasta ahora (lo de Vente a Alemania, Pepe pasó antes por ser Vente a Andalucía, Günther) 
De esta manera se crean Las Nuevas Poblaciones de Aldeaquemada, Arquillos, Carboneras, La Carolina, Guarromán, Montizón, Navas de Tolosa o Santa Elena.
Este plan de colonización llegó hasta Sevilla, pasando por Córdoba, con La Carlota, La Luisiana, Fuente Palmera, San Sebastián de los Ballesteros y Hornachuelos.
Así que desde esa época, hay muchos andaluces que se apellidan Teclemayer, Neff, Scheroff, Wasmer, etc.. ¿Entiendes ahora el nombre del pastel?
En cuanto al nombre del pueblo, es más simple aún. Se debe a la Venta de Guadarromán, lugar del asentamiento foral y que a su vez viene del río Wadi-r-Rumman (río de los granados) pero que como a los españoles nos gusta ahorrar en sílabas, pues terminó siendo Guarromán.
Cuando entras en Andalucía, recién pasado Despeñaderos, te vas a topar con todos ellos, y te aconsejo que no pases de largo, porque tienen rincones preciosos. Y si te gusta comer (que seguro que sí, porque si no, no estarías leyendo esto), aquí probarás los mejores platos de caza (perdices, liebres, venado, etc..) su pipirrana de pintahuevos, los mejores espárragos trigueros, sus gachas de harina de guita, el moje de bacalao… y por supuesto estos alemanes, que aunque aquí te ponga la receta básica, te aseguro que los que te vas a comer allí están infinitamente mejor. Merece la pena hacer un alto y comerlos in situ.

Ingredientes: 

  • 2 Planchas de hojaldre (a ser posible, rectangulares, para aprovecharlo mejor)
  • 500 gr de crema de yemas. Para las de chocolate, añadir cacao puro en polvo a esta crema, cuando aún esté caliente y mezclar bien.
  • azúcar glass para cubrirlos
  • chocolate fondant para los alemanes de chocolate

Preparación:

  • Pon las planchas de hojaldre en la bandeja del horno sobre papel de hornear y colócale peso encima para que no suba. Yo lo cubro con otra hoja de papel y le pongo otra bandeja de horno encima.
  • Hornea a 200º hasta que esté dorado (unos 15 minutos) y deja enfriar sobre una rejilla.
  • Corta los filos del hojaldre y corta la plancha de bizcocho con el mismo tamaño de las de hojaldre, para que las tres sean iguales.
  • Cubre una de las planchas de hojaldre con crema pastelera (un grosor de medio centímetro nada más).
  • Sobre ella, coloca la plancha de bizcocho genovés y cubre con otra capa de crema.
  • Tapa con la última plancha de hojaldre y corta en cuadrados, con cuidado de que no se rompan.
  • Ahora, espolvorea con azúcar glass y adorna con canela en polvo.
  • Las de chocolate, en lugar de azúcar glass, cubrir con una fina capa de chocolate fondant derretido y deja que se enfríe. ¡QUE APROVECHE!!

Por cierto, los habitantes de Guarromán se llaman guarromanenses.

6 comments on “ALEMANES DE GUARROMÁN

  1. Menos mal que lo has explicado porque lo primero que he hecho ha sido echarme a reír… jaajaajaa. Eso sí, al mismo tiempo pensando que tienen muy buena pinta a pesar del nombrecito 🙂
    besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *