Roscos fritos de sartén, receta de Sierra Mágina

Roscos fritos de sartén

Reconozco que no puedo resistirme a un dulce tradicional, como estos Roscos fritos de sartén, que las mujeres de Sierra Mágina, concretamente de Huelma, me dieron con todo el cariño.

Son tan fáciles de hacer que en un pis-pas los tienes preparados y listos para comerte una docena sin darte cuenta.

La forma es característica, ya que son dobles… ¡si, dobles! (¿para qué hacerlos sencillos si vas a comerte unos cuantos?)

Con un huevo salen aproximadamente 8 roscos dobles, así que yo siempre hago mínimo tres huevos… (ya que te pones, no seas «miserias»)

El secreto de la fritura, es que sea con aceite de oliva virgen o virgen extra:

  1. Aguanta más las altas temperaturas sin degradarse
  2. Puedes reutilizarlo hasta 10 veces
  3. Forma una película alrededor del alimento, impidiendo que absorba mucha grasa, por lo que te va a quedar un frito más crujiente y menos grasoso
  4. Todas las propiedades saludables del virgen extra se las va a transferir al alimento, así que es el frito más sano que puedes hacer.
  5. No, no da tanto sabor como se dice por ahí. El virgen extra, por desgracia, pierde todos sus flavores cuando lo calientas a más de 60º, así que poco sabor puede quedar si fríes a 150º o 180º
  6. Para una fritura, te aconsejo la variedad picual o cornicabra, porque son las que menos se degradan.

Prueba a freír la misma cantidad en distintas grasas, y pésalas después. ¡Te asombrará el resultado!

Aunque son típicos en Semana Santa, te aseguro que vas a hacerlos esas tardes con los amigos en las que no tienes nada para el café… o simplemente cuando tu ansia por un dulce casero sea imposible de resistir.

Prueba a hacerlos esta Semana Santa y disfruta de un café o un chocolate caliente acompañado por uno de los frutos de sartén más ricos que habrás probado.

Roscos fritos de sartén

Cómo hacer los roscos fritos de sartén, paso a paso:

Ingredientes:
  • Un huevo
  • Tres cucharadas de leche
  • Tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Tres cucharadas de azúcar
  • Un sobre de gaseosas de papelillo (tipo El Tigre)
  • Raspadura de naranja, limón o un chorrito de anís (depende del aroma que más te guste)
  • Una pizca de sal
  • Harina, la que admita…. (¡me encanta este término!) Esto viene a ser como 5 cucharadas, pero ve echándolas poco a poco, hasta que quede una masa suave pero manejable.
  • Un poco de aceite de oliva virgen extra, para mojarnos las manos y que no se nos pegue la masa
  • Azúcar y canela para rebozar (si no te gusta la canela, prescinde de ella)

Preparación:

Mezclamos los huevos, el azúcar, la leche, el aceite de oliva virgen extra, los aromatizantes (ralladura de limón, naranja o anís) y batimos.

Ahora vamos añadiendo la harina con los dos colores del sobre de la gaseosa, poco a poco, y cuando tengamos una masa blandita, pero manejable, amasamos un poco y dejamos reposar una media hora.

Ponemos a calentar el aceite de oliva virgen extra hasta que esté caliente, pero no humeante. No queremos que se nos quemen por fuera y queden crudos por dentro.

La forma característica es muy simple:

  • Hacemos bolitas del tamaño de una nuez.

 

  • Ponemos dos bolitas juntas y metemos los dedos en el centro, formando el agujero y con cuidado de no aplastarlas mucho y que quede la hendidura central
  • Los vamos echando al aceite caliente y dejamos unos minutos por cada lado, hasta que estén dorados.

 

El punto del aceite es muy importante. Tienes que tener cuidado, si ves que se doran muy rápido. Baja el fuego o aparta la sartén un poco para que se enfríe.

Deben hacerse a fuego medio, despacio, y verás como van creciendo.

Un truco que yo utilizo para freírlos, es utilizar un cazo en lugar de una sartén. Con menos cantidad de aceite de oliva virgen extra tienes más fondo y se cubren muy bien.

Para estos 26 roscos (yo hice tres huevos) he utilizado 1/2 litro, y aún lo puedo reutilizar, así que ¡me sale barato!

Una vez dorados, los sacamos a un plato con papel de cocina para que escurran el aceite sobrante, e inmediatamente los pasamos por azúcar o por una mezcla de azúcar y canela.

Roscos fritos de sartén

¡Y ya puedes disfrutar de tus roscos fritos de sartén!

¡No podrás comerte uno sólo!

Roscos fritos de sartén

Si te apasionan las frutas de sartén, prueba los gusanillos o pestiños de mi madre, los roscos fritos de naranja, los roscos de nata fritosrosquillos abuñolados o de molde, o las flores fritas.

¡Vas a enloquecer!

¡QUE APROVECHE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.