Aceite de oliva: el secreto para que tus frituras sean perfectas

Aceite de oliva: el secreto para que tus frituras sean perfectas

Hoy no te traigo una receta en sí, si no un consejo que me vas a agradecer: Aceite de oliva: el secreto para que tus frituras sean perfectas

Reconozco que una buena fritura me pierde.

Un pescado frito puede ser un auténtico manjar y yo he encontrado la forma de que salga perfecto.

Una harina especial para fritura, de molienda “gorda”, y aceite de oliva virgen extra, variedad picual o cornicabra, hacen que un pescado frito se convierta en un plato irresistible.

¿Quieres saber por qué?

  • El aceite de oliva es la grasa que mejor aguanta las altas temperaturas sin degradarse, pudiendo freír a 180 grados hasta llegar a su punto de humo.
  • Además, una vez frito, cuelas el aceite y puedes reutilizarlo entre 6 y 8 veces más sin que humee, por lo que cunde mucho más que cualquier otra grasa.

Aceite de oliva: el secreto para que tus frituras sean perfectas

  • Cuando fríes en aceite de oliva, se forma una película alrededor del alimento que impide que se absorba más grasa de la necesaria, a la vez que preserva la humedad del producto. Por lo tanto, tus fritos quedan más crujientes y jugosos, y sin esa textura grasienta que aportan otras grasas. Se debe  a su alta densidad, que lo convierte en casi impenetrable. Puedes comprobarlo cuando al calentarlo, éste “crece”, es decir, aumenta de volumen.

Aceite de oliva: el secreto de una fritura perfecta

  • Hay quien dice que aporta demasiado sabor a aceite. Es cierto que hay variedades como picual o cornicabra, que su amargor es un poco más alto que el resto, y que ciertos alimentos pueden amargar un poco en la primera fritura en la que utiliza, no así en las siguientes.

Para eso mi madre tenía un truco que siempre utilizaba: cuando ponía el aceite nuevo, echaba un trozo de pan, un casco de cebolla, una cáscara de limón o un diente de ajo, dependiendo si quería o no darle sabor.

De esa forma, esa primera fritura quitaba todo el amargor del aceite de oliva virgen extra picual. A eso lo llamaba “desahumar” el aceite, pero si utilizas un aceite de oliva (no virgen, ni extra) no vas a tener ese problema. Aunque te soy sincera: a mí me encanta el pescado con él porque realza su sabor.

Si fríes patatas o algún dulce, prueba este truco y verás cómo no amarga.

Seca bien el alimento a freír, para que no salpique ni le de humedad al aceite, porque el agua también aumenta el poder de degradación.

Ponerlo a 170 o 180 grados e ir echando el pescado o cualquier producto, en pequeñas tandas, hará que no baje demasiado la temperatura y salga perfecto.

Escurre en papel absorbente, añade sal, y disfruta de un frito “tieso”, crujiente y jugoso.

Y si es con virgen extra, también será el más sano, ya que todos los componentes saludables del aove se transfieren a los alimentos.

¡Prueba y verás como tus fritos están mucho más ricos!

Ahora ya sabes mi secreto: Aceite de oliva: el secreto para que tus frituras sean perfectas

¿Te ha gustado este artículo?

Si es así, dímelo y subiré alguno más de este tipo que tengo preparados.

¡Ah! ¡Y no olvides compartir!

Si quieres comprobar mi consejo, puedes preparar estos deliciosos Buñuelos de bacalao, esponjosos y crujientes. Las habicholillas (judías verdes) tiernas rebozazas te van a encantar, y si te gusta el adobo, mi madre hace unos Boquerones adobados, que ¡se comen solos!

Pero no te voy a engañar, los frutos de sartén son mis favoritos, como estas crujientes Flores, o los socorridos Papajotes , que se preparan en un santiamén, o los Roscos fritos de Sierra Mágina, que desaparecen antes de llegar a la mesa.

En mis índices de dulces y salados, tienes muchas más recetas y preparaciones donde la fritura es la base para que puedas lucirte con tus platos.

¡QUE APROVECHE!

2 comentarios en «Aceite de oliva: el secreto para que tus frituras sean perfectas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.