BACALAO “ENCEBOLLAO”



Primavera de Pasión. Ya se huele el olor a incienso y a cera. Se preparan los trajes de nazarenos y mantillas y las cofradías se esmeran con la puesta a punto de sus enseres, lanzando sus oraciones para que la lluvia no haga acto de presencia.
A la vez, las tiendas de alimentación se llenan de bacalao en todas sus variedades: en salazón o desalado, desmigado, lomos, ventresca, huevas…



Y por supuesto, el Viernes Santo, después de encerrar a Nuestro Padre Jesús “El Abuelo”, cansados de una larga noche de penitencia, volveremos a casa para comernos el “encebollao”, el flan y el arroz con leche que la tarde del Jueves Santo hemos dejado preparado.
….¿Y por qué esperar?….



Ingredientes:

  • 4 trozos grandes de buen bacalao en salazón
  • 1/2 kg. de buenos tomates maduros
  • 2 cebollas, si son frescas, mejor
  • 2 ajos
  • sal, pimienta, azúcar, laurel y cominos

Preparación:


  • Desalamos el bacalao, cambiando el agua cada 8 h. unas cuatro veces (depende del grosor).
  • Troceamos las cebollas no muy finas y las pochamos a fuego medio. Cuando están transparentes, añadimos los ajos machacados, damos unas vueltas y echamos el tomate rallado (o lo pelamos y troceamos pequeñito, que está más bueno). Añadimos 1/2 cucharadita de azúcar y el laurel con los comitos, y salpimentamos. Dejamos freír, hasta que veamos que el aceite “sube” a la superficie.
  • Mientras tanto, cortamos el bacalao en trocitos más pequeños, enharinamos y lo freímos hasta que esté dorado. Lo añadimos al “encebollao” y dejamos cocer unos minutos. Mejor al día siguiente, aunque reconozco que a mí me gusta casi más con el tomate aparte, ya que el bacalao frito está exquisito porque queda muy crujiente por fuera y jugoso por dentro. ¡QUE APROVECHE!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *