TORRIJAS

Mira que están buenas…. Antes era un postre de “pobres”, ya que se aprovechaba el pan que había sobrado para hacerlas, pero poco a poco se ha ido ganando al personal y ahora se ha convertido en un “lujo” de plato… Y se hacen en un periquete!!! Creo que el secreto está en hacerlas bien empapaditas, sin escurrir, para que salgan cremositas, y aunque sean más trabajosas de “liar”,  merecen la pena. Además las puedes “adornar” como más te gusten, con azúcar y canela, con miel, rellenas de crema o chocolate…incluso empapándolas con vino, como hacía mi madre. En fin que ya estás tardando en ponerte manos a la obra!!!!

Ingredientes:
1 barra de pan blanco del día anterior (puedes utilizar el especial para torrijas, pero a mí me gusta más el tradicional)
1l. de leche
1 cáscara de limón
1 palo de canela
130 g. de azúcar
3 huevos
Aceite, para freírlas
Azúcar y canela, o miel, para cubrirlas.

Preparación:
Ponemos en un cazo la leche con el azúcar, la cáscara del limón y el palo de canela. Cuando vaya a hervir la apartamos y dejamos infusionar, hasta que quede templada.
Cortamos en rodajas el pan y lo introducimos en la leche, dejando que empape bien, por lo menos 10 minutos.
Batimos los huevos y calentamos el aceite. Pasamos las rebanadas con cuidado, por el huevo y freímos, dánlole la vuelta sin que se rompan.
Escurrimos y  pasamos por la mezcla de azúcar y canela, o bien echamos unos “hilos” de miel. Servimos templadas. ¡QUÉ APROVECHE!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.