DORADA A LA ESPALDA… Y ALGO MÁS

Si, algo más como esas gambitas y esas almejas que alegran este plato. La dorada a la espalda es una de las formas más fáciles y buenas de prepararla: ajitos fritos, pimentón y chorrito de vinagre… mmmm!! qué delicia… Per si además se añadimos el marisquito, ya no sabrás para dónde tirar. En serio, es un plato altamente recomendable!!
Ingredientes:
1 dorada ( o lubina)
2 dientes de ajo
1/2 cucharada de pimentón de la Vera
5 cucharadas de AOVE
Un puñado de gambas
Un puñado de almejas
1 cucharada de vinagre
Preparación:
Le pedimos al pescadero que nos prepare el pescado abierto por la mitad, dejando la espina en el centro y si queremos, que le quite la cabeza.
Pelamos las gambas, y lavamos bien las almejas, para que suelten la arena.
Loncheamos los ajos bien finitos y los sofreímos en el aceite. Cuando empiezan a dorar añadimos el pimentón y seguidamente el vinagre. Dejamos que se evapore un poco y echamos las almejas. Cuando están abiertas, incorporamos las gambas, dejamos medio minuto, hasta que están hechas.
Mientras hacemos ésto, en otra sartén o en la plancha, echamos 2 cucharadas de aceite y cuando está caliente, ponemos el pescado, primero por la piel, que dejaremos “churruscar” un poquito y después por el otro lado, más o menos 3 minutos por cada lado, aunque a mí me gusta hacerlo a ojo: abres la carne con un tenedor para ver si está hecha, porque si se pasa, mejor come otra cosa….
Emplatamos el pescado y echamos por encima las gambas con las almejas. Finalmente espolvoreamos con perejil picado. ¡QUE APROVECHE!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.