MERMELADA DE KUMQUATS

¿Te acuerdas del evento que organizó Lidia de la O del blog Atrapada en mi cocina en junio, #GastroAlmuñécar? Pues la ganadora del concurso del mejor post sobre esta quedada ¡fui yoooo!! (aplausos, felicitaciones, gracias, gracias…) Y el premio consistió en dos noches de hotel, circuito de spa y cena para dos personas, así que el fin de semana pasado nos fuimos Antonio, mi marido, y yo a disfrutar de nuestro regalo.
Aunque el tiempo no acompañó, nos lo pasamos genial, tapeamos de lo lindo, compramos en su mercado de abastos, (porque no puedes ir a Almuñécar sin llevarte frutas y verduras), y aunque no es la época de muchas de ellas, nos trajimos chirimoyas, aguacates, papaya, guayabas, zanahorias moradas, carambolas… vamos que Antonio tuvo que arrastrarme del puesto porque me lo quería llevar todo! 

La cena, en el Restaurante Mar de Plata, fue un lujazo: No paramos de hablar con Pedro, uno de los dueños, que nos aconsejó de lo lindo: nada más sentarnos nos puso un paté casero buenísimo. La cena consistió en unas gambas frescas a la sal, que casi saltaban del plato. La ensalada de aguacate que Lidia nos había recomendado, una urta  a la plancha jugosa a más no poder, y de postre, una milhoja de nata y una tarta de almendra, ambas caseras y que me quedé con las ganas de llevarme la receta porque estaban para llorar de emoción.



Gracias al Ayuntamiento de Almuñécar por este magnífico premio. 

Tuvimos tiempo de tomarnos un café con Lidia, que me trajo un regalazo: una bolsa de kumquats recién cogidos de su huerta! Bueno, no sabéis cómo olían! Son unas naranjillas pequeñas y alargadas, con la pulpa muy agria pero con una piel dulce. Y no lo dudé: preparé esta mermelada pensando en una tarta, pero que creo que no me va a llegar porque está cayendo a cucharadas… 






Ingredientes:

1 kg. de kumquats
1/2 kg. de azúcar
Preparación:
Corta los kumquats por la mitad y quítale las pepitas.
Ponlos en una olla junto con el azúcar a fuego lento, para que vayan soltando su jugo.
Deja reducir unos 30 minutos.
Tritura, según la textura que más te guste. A mí me gustan los trocitos, así que no los trituré demasiado.
Si queda demasiado líquida deja reducir.

Con esta cantidad te saldrán dos o tres tarros, por lo que yo los esterelicé 10 minutos en agua hirviendo, y los llené justo cuando apagué el gas. Los puse boca abajo y los dejé enfriar así para que hicieran el vacío. Puedes darle el baño María para que te duren más tiempo, pero a mí tres tarros no me llegan a mes y medio. (Una tarta de chocolate con esta mermelada….) ¡QUE APROVECHE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.