TARTA DE ZANAHORIA

¿A que tú también tienes ganas de hacerla? Llevaba mucho tiempo con esta tarta pendiente de elaborarla y ahora me arrepiento de no haberla hecho antes. 
El bizcocho de zanahoria resulta muy húmedo, y con un sabor sorprendente, muy especiado. 
La crema de queso… bueno, ¡qué voy a decir de esta crema, si es de mis favoritas!, pero juntos los dos, son una auténtica delicia. 
Las zanahorias son muy fáciles de hacer (las de la foto son las primeras que hice en mi vida) y si haces esta tarta, te recomiendo que le pongas unas poquitas porque adornan y quedan geniales ¿a que sí?

¡Vamos! No le des más vueltas y prepara ya los ingredientes, que este finde te vas a quedar con todo el personal cuando pongas tu tarta sobre la mesa. ¡No te dejarán ni las migas!


Ingredientes:

Bizcocho de zanahoria: 

  • 350 gr. de zanahorias ralladas 
  • 280 gr. de harina 
  • 4 huevos “M” 
  • 150 gr. de azúcar blanca 
  • 150 gr. de azúcar moreno 
  • 250 gr. de aceite de oliva virgen extra (recomiendo arbequina, que es más suave) 
  • 1 cucharadita de canela 
  • 1 cucharadita de jenjibre molido (si es fresco, mucho mejor) 
  • 4 clavos de olor 
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla 
  • 1 cucharadita de sal 
  • 1 cucharadita de bicarbonato 
  • 1 cucharaditas de levadura en polvo 
  • 100 gr. de nueces, picadas a cuchillo para que queden trocitos 

Crema de queso: 

  • 300 gr. de queso Philadelphia
  • 300 gr. de nata para montar, que tenga más del 35 de materia grasa
  • 50 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 250 gr. de azúcar glass
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional)

Preparación:

Una vez ralladas las zanahorias, las reservas con unas gotas de limón para que no se oxiden.
En un bol, tamizas la harina y le añades el resto de ingredientes secos: levadura, especias y bicarbonato.
Bates los huevos con las dos clases de azúcar, hasta que queden espumosos. Le echas poco a poco el aove, y le vas incorporando poco a poco la mezcla de la harina y la sal, sin dejar de batir.
Ahora, le añades la esencia de vainilla, la zanahoria rallada y las nueces picadas. La masa no es demasiado espesa, pero no te preocupes.
Engrasas un molde grande, o dos medianos (el mío es de 26 cm.) y los espolvoreas con harina, para que no se pegue. También puedes forrarlo con papel de cocina.
Precalientas el horno a 180 y metes el bizcocho, durante 40 minutos, calor arriba y abajo, pero sin aire. Ojo, que cada horno es distinto, así que cuida que no se queme. Para saber si está bien hecho, nada como la prueba de la aguja.
Una vez horneado, deja que se enfríe por completo antes de desmoldar, y dividirlo en dos partes.
Ahora, prepara la crema de queso: 
Tienes que montar la nata, y reservar.
Montas la mantequilla con el azúcar, hasta que esté blanquita, y le añades el queso crema. Bates hasta que quede muy bien integrado. Le echas la esencia de vainilla y mezclas bien.
Con movimientos envolventes, vas uniendo la nata montada con la mezcla anterior, procurando que todo quede bien mezclado.
Y ya sólo queda rellenar nuestro bizcocho de zanahoria con una buena capa de crema de queso y cubrirla con más crema.
Para adornar, mira que zanahorias de fondant tan chulas y fáciles. Aquí tienes un pequeño tutorial, para que veas que con un poco de tiempo, puedes quedar como un experto repostero. O por lo menos, parecerlo, jeje.

  
Ahora, sólo queda comértela y disfrutar de los piropos y bendiciones que te van a echar, porque está para comerse siete trozos seguidos. ¡QUE APROVECHE!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.