POLLO ASADO CON LECHE

Muchas veces me han preguntado si yo cocino cada día una receta nueva. Y nada más lejos de la realidad. Entre semana, en mi casa sólo hay potajes y guisos que pueda preparar el día de antes porque, una vez que llegamos a medio día voy cronometrada: enciendo el fuego y mientras se calienta la comida, me cambio de ropa, ponemos la mesa, y ¡a comer! Porque la mayoría de los días salimos pitando y apenas da tiempo a limpiar la cocina. 

Y luego, de nuevo a poner el guiso, y limpiar “lo que ve la suegra”…
Por eso voy sobre seguro y no me paro a inventar, ¡ni mucho menos a montar la sesión fotográfica!
Eso sí: los fines de semana la cocina se convierte en un taller de experimentación donde salen cosas ricas…y algún que otro desastre.
Pero este pollo asado con leche vino para quedarse, porque se puede preparar con antelación y pegarle el “calentón” mientras te quitas el abrigo. Es muy fácil de hacer: ingredientes en la fuente, horno y a comer, y si lo acompañas con unas patatas a las hierbas, que puedes hacer al horno o en la sartén, a fuego lento y tapadas para que se cuezan en su propio vapor, el triunfo está asegurado.
Cuando termina de hacerse, la salsa queda como cortada, debido a que la leche habrá perdido casi todo el agua y quedará la nata. No te preocupes porque está bien, pero si no te gusta cómo queda, puedes montar la salsa con unas varillas o una batidora y asunto arreglado.
En cualquier caso, el pollo queda jugoso, tierno con un sabor increíble a hierbas, limón y canela…mmm!!! 
Para realizarlo, utilicé mi sartén modelo Ópera y la Rustidera de Vitrinor-Magefesa, que son tan bonitas que pueden presentarse tranquilamente en la mesa.
Si te pasa igual que a mí y necesitas recetas que se puedan hacer el día antes, ésta es para tí.

Ingredientes:

  • 1 pollo de corral
  • 500 ml de leche entera
  • 1 palo de canela
  • la ralladura de dos limones
  • 4 dientes de ajo
  • un par de ramitas de romero fresco
  • una ramita de tomillo
  • sal y pimienta
  • aceite de oliva virgen extra, variedad picual

Preparación:

  • En una cazuela, dora el pollo salpimentado, con un poco de aceite de oliva virgen extra y los ajos enteros. 
  • Cuando esté dorado, pásalo con los ajos a una fuente de horno y añade la leche, la ralladura de los limones, la canela, el tomillo y el romero. 
  • Hornea durante 90 minutos a 160º. Si lo has troceado, baja el tiempo a 40 ó 50 minutos, hasta que esté tierno.
  • Si ves que se consume la leche, añade un poco de agua, para que no se te reseque.
  • La salsa queda como cortada, pero si la bates, se trabará y quedará mejor.
  • Sirve acompañado de unos gajos de patatas asadas con ajos, romero y tomillo.



2 comments on “POLLO ASADO CON LECHE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *