PAELLA DE MARISCO

El homenaje de hoy ha sido esta suculenta paella. Con las paellas pasa como con el gazpacho: los ingredientes son casi siempre los mismos, pero cada uno le da su toque personal, bien en las cantidades o en lo que quieras complicarte la vida con los ingredientes, es decir: no es lo mismo echarle el pimiento rojo crudo, que de lata, o asado por tí. O no es lo mismo echarle una pastilla de caldo, o agua o un caldo envasado o el hecho por tí. Y así con el resto.
El de hoy me lo he currado del todo, pues es artesano 100%, aunque para una vez en semana que comamos paella o arroz, me gusta lucirme, ya que pasa de un simple -“está bueno”- a ser “-Joé cómo te ha salido hoy, está buenísimo!!!- Y eso se vé en lo que queda al fondo de la paella. Lo cierto es que con lo que le he echado (cigalas, carabineros, un fondo hecho con las cabezas, almejas, mejillones…)no puede salir malo ¿no?



Ingredientes (dos personas comilonas):
100 ml. de aceite virgen extra
1 pimiento verde
1/2 pimiento rojo (yo lo aso primero y le quito la piel. Luego le añado el jugo)
1/2 cebolla
2 ajos
perejil
pimienta (cae en todos mis platos)
tomillo y laurel
azafrán en rama
colorante,sal, 1 cucharadita de pimentón (si es de la Vera, mejor)
1 tomate rallado bien maduro
6 cigalas
6 carabineros (eran pequeños, lo reconozco)
6 gambas
6 mejillones
1 puñado de almejas
1 filete de pez espada troceado
1/2 vaso de coñac
vino blanco

Preparación:
Pelamos los carabineros y las gambas y reservamos las colas. Freímos las cabezas y las cáscaras, machacándolas para extraerle el jugo. Las flambeamos y le añadimos agua. Cocemos unos 5 minutos . Reservamos.
Abrimos los mejillones al vapor y reservamos el caldo.
En la paella, sofreímos el pimiento verde, la cebolla y cuando están pochados añadimosel arroz y el pez espada y mareamos un poco junto con el laurel, el tomillo y la pimienta. Añadimos el ajo machacado con perejil. Le ponemos las hebras de azafrán, que tuesten un poquito, y el pimentón e incorporamos rápidamente el tomate para que el pimentón no se queme. Cuando está frito, añadimos el vino blanco y el colorante y reducimos un poco. Le ponemos el caldo (colado, claro está) de los carabineros poco a poco, conforme lo vaya pidiendo el arroz y rectificamos de sal. Si nos falta, echamos también el de los mejillones. Cuando le falte un poquito, le añadimos el marisco, para que no nos quede reseco. Apagamos el fuego y dejamos reposar 5 minutos. ¡¡BUEN PROVECHO!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *