BACALAO “ENCEBOLLAO”



Primavera de Pasión. Ya se huele el olor a incienso y a cera. Se preparan los trajes de nazarenos y mantillas y las cofradías se esmeran con la puesta a punto de sus enseres, lanzando sus oraciones para que la lluvia no haga acto de presencia.
A la vez, las tiendas de alimentación se llenan de bacalao en todas sus variedades: en salazón o desalado, desmigado, lomos, ventresca, huevas…



Y por supuesto, el Viernes Santo, después de encerrar a Nuestro Padre Jesús “El Abuelo”, cansados de una larga noche de penitencia, volveremos a casa para comernos el “encebollao”, el flan y el arroz con leche que la tarde del Jueves Santo hemos dejado preparado.
….¿Y por qué esperar?….



Ingredientes:

  • 4 trozos grandes de buen bacalao en salazón
  • 1/2 kg. de buenos tomates maduros
  • 2 cebollas, si son frescas, mejor
  • 2 ajos
  • sal, pimienta, azúcar, laurel y cominos

Preparación:


  • Desalamos el bacalao, cambiando el agua cada 8 h. unas cuatro veces (depende del grosor).
  • Troceamos las cebollas no muy finas y las pochamos a fuego medio. Cuando están transparentes, añadimos los ajos machacados, damos unas vueltas y echamos el tomate rallado (o lo pelamos y troceamos pequeñito, que está más bueno). Añadimos 1/2 cucharadita de azúcar y el laurel con los comitos, y salpimentamos. Dejamos freír, hasta que veamos que el aceite “sube” a la superficie.
  • Mientras tanto, cortamos el bacalao en trocitos más pequeños, enharinamos y lo freímos hasta que esté dorado. Lo añadimos al “encebollao” y dejamos cocer unos minutos. Mejor al día siguiente, aunque reconozco que a mí me gusta casi más con el tomate aparte, ya que el bacalao frito está exquisito porque queda muy crujiente por fuera y jugoso por dentro. ¡QUE APROVECHE!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.