TORRIJAS

Mira que están buenas…. Antes era un postre de “pobres”, ya que se aprovechaba el pan que había sobrado para hacerlas, pero poco a poco se ha ido ganando al personal y ahora se ha convertido en un “lujo” de plato… Y se hacen en un periquete!!! Creo que el secreto está en hacerlas bien empapaditas, sin escurrir, para que salgan cremositas, y aunque sean más trabajosas de “liar”,  merecen la pena. Además las puedes “adornar” como más te gusten, con azúcar y canela, con miel, rellenas de crema o chocolate…incluso empapándolas con vino, como hacía mi madre. En fin que ya estás tardando en ponerte manos a la obra!!!!

Ingredientes:
1 barra de pan blanco del día anterior (puedes utilizar el especial para torrijas, pero a mí me gusta más el tradicional)
1l. de leche
1 cáscara de limón
1 palo de canela
130 g. de azúcar
3 huevos
Aceite, para freírlas
Azúcar y canela, o miel, para cubrirlas.

Preparación:
Ponemos en un cazo la leche con el azúcar, la cáscara del limón y el palo de canela. Cuando vaya a hervir la apartamos y dejamos infusionar, hasta que quede templada.
Cortamos en rodajas el pan y lo introducimos en la leche, dejando que empape bien, por lo menos 10 minutos.
Batimos los huevos y calentamos el aceite. Pasamos las rebanadas con cuidado, por el huevo y freímos, dánlole la vuelta sin que se rompan.
Escurrimos y  pasamos por la mezcla de azúcar y canela, o bien echamos unos “hilos” de miel. Servimos templadas. ¡QUÉ APROVECHE!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.