CARRILLERAS IBÉRICAS EN SALSA DE OPORTO

Desde que mi cuñado Jesús abrió la carnicería mi congelador está al borde del colapso. Tengo un gran defecto, y es que cuando veo algo bueno, me vuelvo compradora compulsiva y de todo me da gana: 
-“Ay, qué solomillo ibérico más fresco!”
-“Ese cordero se va a echar a andar ya mismo!”
-“¡Vaya solomillo de ternera, madre mia!”
-“¡Esto sí es un pollo campero!”
Total, que los sábado vuelvo a casa con más comida que días tiene la semana, y claro, ahora hay que cocinar y guardar.

El otro día le estaba preparando unas carrilleras ibéricas a una clienta y mientras las limpiaba, no pude evitar llevarme unas cuantas: -“¿Te las imaginas al oporto, con sus zanahorias, su cebolla, su salsita buena para mojetear…” Y claro, como además lo voy diciendo en voz alta, por pocas me quedo sin ellas, porque a los clientes que estaban antes que yo también les dieron ganas de lo mismo… 
Y es que llevaba razón, estaban tiernas, jugosas, con un sabor increíble, y la salsa… ¡ay la salsa!
Como se aproxima San Valentín, no pude evitar poner el puré de patata en un molde de corazón… a ver, tonta que es una, pero ¡no me digas que no queda mono!


Ingredientes (4 personas): 

8 carrilleras ibéricas
2 zanahorias
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 vaso de vino de oporto
100 ml. de aceite de oliva virgen extra (aove)
sal, pimienta, tomillo, romero y laurel
Preparación: 
Sella las carrilleras en el aove a fuego alto, y reserva.
Pica las verduras y ponlas con el aove en una olla a fuego medio. Si la vas a triturar después, no es necesario que las piques muy finas, pero en mi caso, nos gusta encontrarnos los tropezones, así que iban menuditas.

Cuando estén transparentes, incorpora las carrilleras y deja que se hagan un poco antes de ponerle el vino de oporto y las hierbas aromáticas.

Lo dejas reducir y le incorporas agua, pero que no llegue a cubrilas. Deja cocer durante una hora a fuego lento y tapadas. Si vieras que se consume el agua, ve añadiendo poco a poco, hasta que las veas tiernas, tiernas.

Ahora elige: puedes triturar la salsa o dejarla con sus tropezones. Las dos opciones son sabrosas y necesitarán un buen pan para acompañar.
Y hablando de acompañamiento, yo le puse un Parmentier de patata, que no es otra cosa que un puré de las idem, chafadas con un tenedor o prensa-patatas (me gusta más que con trituradora o pasapurés) y que en lugar de mantequilla le puse aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta. Si el aove es de cosecha temprana, será un manjar por sí solo.
¡QUE APROVECHE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.