GAZPACHO DE MELOCOTÓN #ASALTABLOGS

Llegamos al último reto El Asaltablogs antes de la vacaciones.

El blog que hemos desvalijado ha sido EL BAÚL DE LAS DELICIAS, y mientras fisgoneaba para ver lo que le “agenciaba”, me topé con este gazpacho. Tengo que decir que mi padre tiene muchos melocotones, y que todos los años me vuelvo loca haciendo distintas preparaciones: mermeladas, tartas, helados…. Por eso cuando ví su gazpacho de fresas y sandía, gazpacho de melón y gazpacho de melocotones y naranja los ojos se me pusieron a hacer chirivitas y lo tuve claro (claro que también me llevé algunas otras recetas, para no perder la costumbre, jeje).

No tengo aceite aromatizado con naranja, pero tengo un frantoio de la zona de Baeza que queda espectacular en este tipo de platos.

El frantoio es una variedad italiana, de la zona de La Toscana, muy apreciado por su frutado alto y su durabilidad. Generalmente es picante y algo amargo, y como todos los cultivos, dependiendo la zona podemos encontrar matices a manzana, almendra, hierbas como romero, mejorana…
Éste, concretamente, que es de Baeza, nada más abrir la botella ya te llegan los aromas a hoja de olivo, a almendra y manzana. Pica más que amarga pero sorprendentemente, cuando lo utilizas en gazpachos o salmorejos, ese picante cede en favor de los ingredientes principales y destaca el sabor y aroma a manzana. Por eso pensé en él para este gazpacho, pues ya que llevaba fruta, me pareció genial su maridaje. Y te aseguro que para mi gusto, acerté. Por cierto, esta variedad con chocolate es increíble porque resalta la almendra… ¡impresionante!

Ingredientes:

  • 2 tomates bien maduros
  • 1 pepino
  • 1 diente de ajo
  • 2 melocotones
  • Un chorrito de vinagre de vino blanco
  • sal
  • un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra, en mi caso de la variedad Frantoio

Preparación: 

Pela los tomates, los pepinos, el ajo y los melocotones, y trocéalos.

Reserva un poco de cada uno (no, el ajo no) para guarnición, y lo troceas más fino.

En el vaso de la batidora o con un robot de cocina, tritura todo lo anterior, junto con la sal y el vinagre, y ve añadiendo el aove poco a poco, para que vaya emulsionando.

Ahora mételo en el frigorífico una hora por lo menos, para que se ponga bien frío, o si tienes un robot con mucha potencia (tipo Thermomix) añade cubitos y tritúralos.

Lo importante es servirlo muy frío, acompañado de la guarnición, compuesta por el tomate, pepino y melocotón picadito, y si quieres, con trocitos de pan. ¡QUE APROVECHE!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.