PUDING DE MANZANA CON SALSA DE CARAMELO SALADO

Reconozco que lo de las mezclas me va bastante. Lo salado y lo dulce en lugar de repelerse, pueden llegar a ser una bomba de locura gastro, como la vez que en una cafetería me sirvieron una tostada de leche condensada con anchoas… ¿repelente?, ¡ja! tú prueba y me cuentas…
Pues lo mismo pasa con esta salsa de caramelo o tofee con un puntito de sal, que en lugar de hacerlo vomitivo, te va a volver la persona más mezquina y egoísta porque no vas a querer compartirlo.
Dicen las buenas lenguas, que en un recipiente hermético en el frigorífico, aguanta hasta un mes… ¿un mes?? Realmente no he encontrado a nadie que haya sido capaz de tenerlo allí, a la vista, atrayéndote como un imán… La próxima vez cuadruplicaré las cantidades y ya os contaré si llega…

Y te preguntarás para qué quieres esta salsa: imagina un yogurt, una tarta, un bizcocho, un vasito con fruta y migas de bizcocho, un helado, o simplemente una tostada en la que la salsa chorree por tus dedos… ¡madredelamorhermosoquememueroporunaaa!! 
Yo la he utilizado para acompañar un puding de manzanas y almendras y, aunque al principio fui comedida y puse sólo un chorrito, al final no pude evitar un baño de salsa…
Aquí te dejo mi mini vídeo para que te animes a probarlo:


Ingredientes:
Para la salsa de caramelo salado:

  • 300 g de azúcar
  • 100 g de mantequilla
  • 350 ml de nata para montar
  • una cucharadita de sal (unos 5 g)

Para el puding de manzanas:

  • la cáscara de limón
  • un palo de canela
  • 120 g de azúcar
  • 500 ml de leche
  • 4 huevos
  • Sobaos, soletillas, magdalenas troceadas, pan del día anterior…. 
  • 2 manzanas
  • almendra en granillo caramelizada

Preparación:
Salsa de caramelo salado:

  • Echa el azúcar en un cazo y ponla al fuego medio hasta que comience a tomar un color dorado. 
  • Añade la mantequilla y mezcla.
  • Ahora, calienta la nata (para que no haya tanta diferencia de temperatura) y ve incorporándola fuera del fuego y con mucho cuidado, en dos o tres veces y removiendo. 
  • Entonces, echa la sal y sin parar de remover, deja hervir un par de minutos, jugando con el fuego para que no se salga del cazo.
  • Una vez fría, puedes guardarla en la nevera durante un mes, en un recipiente hermético… aunque no va a durar tanto.

Puding de manzanas:

  • Pon a calentar la leche con el azúcar, la cáscara de limón y la canela en rama hasta que comience a hervir.
  • Aparta del fuego y deja templar.
  • Pela las manzanas y descorazónalas. Ahora, las cortas en láminas lo más finas posible (mejor con una mandolina) y las reservas.
  • Cuela la leche y bate los huevos mezclándolos con ella.
  • En una fuente para hornear, cubre el fondo con sobaos, soletillas, magdalenas troceadas o pan, y vuelca la leche con los huevos. Si te gusta que quede con más parte de flan que de bizcocho, utiliza un recipiente con poco fondo y más alto, tipo “plum cake”
  • Añade un puñado de almendra en grano y ve cubriendo con las láminas de manzana.
  • Para terminar, vuelve a espolvorear con más almendra en granillo y hornea al baño maría durante una hora (depende del grosor) hasta que esté cuajado. Pincha con un palillo en el centro  para comprobar que esté hecho.
  • Una vez frío, sirve acompañado con la salsa de caramelo salado, si es que has logrado que te quede lo suficiente para acompañar el puding. ¡QUE APROVECHE!!
Antes de que te vayas, quiero decirte algo. En la receta anterior te hablé de los limpiadores para placas de HG, y te comenté lo bien que me había ido con el Limpiador para placas de uso diario
Ahora te quiero enseñar cómo funcionó el limpiador intensivo para placas, con este video que sólo dura medio minuto. Tengo que decirte que a cosa hecha dejé que se quemara aceite, azúcar, y restos de comida a cosa hecha para ver si era capaz de arrancarla y aquí tienes el resultado. Sobran las palabras.

4 comments on “PUDING DE MANZANA CON SALSA DE CARAMELO SALADO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.