PATATAS CON TOMATE

Hay platos que no necesitan casi explicación, que no verás en restaurantes ni en libros de recetas, pero que cuando los haces en casa, te los festejan toda la familia.
Es lo que pasa con estas Patatas a lo pobre con tomate, un plato que se repetía en mi casa todos los veranos, ya que en la huerta de mi padre había tomates, patatas, pimientos, pepinos… y mi madre sacaba el mejor provecho de ello.

He de decir, que muchas veces he visto a mi padre comerse este plato para almorzar, a eso de las 12 de la mañana, cuando venían de segar, o de desgranar maíz…. Los hortelanos se levantaban a las 6 de la mañana para trabajar sin que Lorenzo los desecara como la mojama, y tras ese duro trabajo en el campo, siempre les esperaba un buen almuerzo para recuperar fuerzas.
Con el tiempo, esa costumbre fue perdiéndose y se reemplazó por el socorrido bocadillo, pero mi madre no ha dejado de hacerlas y ahora soy yo la que aprovecha los dulces tomates de verano para prepararlas, para deleite de mi familia.
¡Ah! Los pepinos no son un mero adorno, sino que por el contrario, son el complemento ideal para este plato, aligerando su contundencia, y además te evitas tener que comer más pan…. aunque reconozco que al final, termino rebañando el plato con alguna que otra sopa….
La receta es para negados en la cocina, pero por si acaso, aquí te dejo un mini, pero mini vídeo (no llega a medio minuto) para que lo veas. 

Ingredientes:

  • 1 kg de tomates maduros
  • 1 kg de patatas
  • 4 ó 5 pimientos verdes
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra, de variedad picual o cornicabra
  • sal
  • Un huevo por persona
Preparación:

  • Pela los tomates y tritúralos, o córtalos en trocitos si te gusta la textura en “gordo”.
  • Fríelos en la mitad del aceite de oliva virgen extra con un poco de sal y una pizca de azúcar para contrarestar la acidez. Es muy importante que sea virgen extra, porque te aseguro que vas a notar mucho mejor sabor. Te recomiendo que sea de variedad picual o cornicabra, porque como ya te he comentado muchas veces, son los mejores para freír alimentos ya que aguantan altas temperaturas sin degradarse y les transfieren a los alimentos todas sus cualidades saludables.
  • A parte, en el resto del aove fríe los pimientos cortados en trozos grandes, y cuando los tengas a medias, añade las patatas cortadas “a lo pobre” o “panadera”, un poco más gruesas que para tortilla y sazona.
  • Cuando estén fritas, quita el aceite sobrante e incorpora el tomate frito. Deja cocer un par de minutos y sirve con un huevo frito por persona.
  • Acompaña con pepino cortado en tiras, para que refresque y suavice la contundencia de este plato, que seguro, vas a repetir muchas veces. ¡QUE APROVECHE!!

2 comments on “PATATAS CON TOMATE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.