TARTAR DE GAMBAS, SANDÍA Y PEPINO, CON AOVE ARBOSANA

Durante todo el verano no paro de probar ensaladas nuevas, mezclar ingredientes, buscar en la blogosfera otros platos y todo para no aburrirnos en la mesa. Y mirando, mirando, dí con este Tartar de gambas, pepino y sandía en la web de Gastronomía & Cía y me puse manos a la obra.
Sólo que cambié la mahonesa por una salsa de yogurt y la aderecé con aceite de oliva virgen extra de variedad arbosana. Esta variedad tiene muchos matices frutales a manzana, higuera, almendra y es dulce, pero con un toque amargo y picante, sin llegar a la fuerza de la variedad picual. Pero ya sabes que puedes probar otras variedades y ver cuál te gusta más con este plato.

Como puedes ver, es tan sencillo como cortar todos los ingredientes, aderezarlos y ponerle la salsa de yogurt, que te aconsejo que sirvas aparte para que cada cual se ponga la cantidad al gusto.
Pero si aún te quedan dudas, en este mini vídeo te enseño cómo hacerlo

Ingredientes:


  • 100 g de gambas muy frescas
  • 50 gr de pepino
  • 50 g de sandía 
  • 20 g de cebolla dulce
  • 20 g de aceite de oliva virgen extra de variedad arbosana
  • sal y  pimienta

Para la crema de yogurt:
  • 1 yogurt griego natural sin azúcar
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra arbosana
  • un puñado de hojas de hierbabuena
  • sal y pimienta 
Preparación:


  • Pica las gambas, el pepino, la sandía y la cebolla en trozos pequeñitos y regulares.
  • Mézclalos en un bol con el aove, sal y pimienta
  • Prepara la salsa de yogurt mezclando sus ingredientes.
  • Monta el plato, colocando el tartar con cuidado (puedes ayudarte con un aro de emplatar)
  • Sobre el tartar, pon una cucharada de salsa de yogurt, unas hojitas de hierbabuena y unas gotitas de aove arbosana.
Yo he aprovechado que en una nueva heladería artesana de Jaén, han sacado un nuevo sabor, de aceite de oliva virgen extra arbosana, que está genial para acompañar tanto a platos dulces como salados, y he puesto unas pequeñas bolitas. El resto lo utilicé para una copa de frutas, jeje.
Para acompañar este tartar, nada mejor que un vino rosado, y yo he elegido este Sarmiento Origen porque es muy fresco y tiene mucho aroma y sabor a frutos rojos, con una gran persistencia en boca pero que combina muy bien con el marisco, pescados azules o quesos suaves, entre otros alimentos.

Es perfecto para este tartar y ahora, en verano, que apetecen vinos más suaves, éste es ideal, porque es muy frutal, pero muy persistente, y el sabor final a frambuesa es realmente impresionante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.