Sopa castellana

sopa castellana

En nuestra rica gastronomía encontramos multitud de platos sencillos que llenaban el estómago de nuestros antepasados. Platos que a veces, con pocos ingredientes o cambiando alguno por otro, “engañaban” el hambre o reconfortaban los duros días invernales.

Uno de los más famosos es la sopa de ajos o sopa castellana, que como todo plato tradicional, está fuera de dogmas o sentencias sobre su “verdadero” hacer. En cada casa se le echaba lo que tenían a mano: jamón, chorizo, torreznos… caldo de pollo, si había, o agua clara, que el jamón y el chorizo ya dejan sustancia. Y si te gusta, añade una puntita de pimentón picante y verás cómo lloras de emoción.

Como no puede ser de otra forma, el secreto para convertirlo en un plato gourmet es que el jamón sea ibérico, o el chorizo casero, un pimentón de primera calidad, pan de masa madre y “sentao”, del día anterior (esto quizás es lo más difícil de conseguir…) y por supuesto, aceite de oliva virgen extra (no quiero ni imaginar el sabor que puede tener con otro aceite.) Si le añadimos unos huevos de gallinas camperas, y un buen caldo de pollo hecho con todo nuestro amor, no habrá crítico “michelinero” que pueda rebatirlo.

En cualquier caso, la sopa castellana es un plato de ingredientes sencillos, se tarda menos en prepararlo y consigue ese deseado silencio cuando se alcanza el éxtasis al tomar la primera cucharada. ¿A que ya se te hace la boca agua? ¡Pues vamos a la cocina! Seguro que tienes todos los ingredientes en tu despensa.

 

sopa castellana

Cómo hacer sopa castellana, paso a paso:

Ingredientes para 4 personas:

  • 3 dientes de ajos de tamaño medio
  • 40 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 6 rebanadas de pan del día anterior
  • 100 gr de jamón
  • 1 cucharada rasa de pimentón dulce
  • 1 litro de caldo de pollo o agua
  • 4 huevos
  • sal y pimienta

 

sopa castellana

Preparación:

Cortamos los ajos en láminas y el jamón en taquitos.

Cortamos el pan en trozos no muy pequeños, ya que se nos va a deshacer un poco con la cocción.

En el aceite a fuego medio, echamos los ajos y dejamos que se frían pero sin que se tuesten, sólo que comiencen a ponerse dorados, porque nos podrían amargar la sopa. Reservamos.

En el mismo aceite, rehogamos la mitad del pan y de la misma forma que los ajos, dejamos que tome color. Añadimos el jamón en trocitos y le damos unas vueltas.

 

sopa castellana

 

Apartamos del fuego, echamos el pimentón y antes de que se nos queme, volcamos el caldo o el agua y los ajos reservados. No le pongas sal todavía porque tanto el jamón como el caldo le van a aportar salinidad.

sopa castellana

Dejamos cocer a fuego lento, procurando que no hierva, (por aquello de “ajo hervío, ajo perdío”), unos 20 minutos. Mientras, el resto de pan que habíamos reservado, lo freímos para hacer unos tostones. Estos picatostes puedes añadirlos a la vez que los huevos para que se ablanden un poco, pero a mí me gusta más al final porque me encanta encontrarme esos trocitos crujientes. Eso lo decides tú.

Pasado este tiempo, rectificamos de sal si hiciera falta y añadimos una pizca de pimienta. A mí me gusta también añadir una pizca de cominos molidos, sólo una pizquita porque potencia su sabor.

 

sopa castellana

Ahora le añadimos los huevos. Podemos hacerlo de dos maneras, bien poniendo la yema en los platos y cuajando las claras en la sopa, o cuajar los huevos enteros con cuidado de que la yema no se endurezca. Servimos acompañados con los tostones de pan frito.

Y ya sólo queda servir tu sopa castellana bien caliente y disfrutar de uno de los platos más sencillo pero deliciosos de nuestra gastronomía.

sopa castellana

¿Eres de los que una cuchara te hacen tan feliz como una tarde de sofá? Pues tienes que probar esta sopa de tomate, la sopa de ajoblanco de mi madre o, ahora que comienza la primavera, esta sopa de ajo de habas que es una delicia. ¡QUE APROVECHE!

2 comments on “Sopa castellana

  1. ¡¡ Yo lloro de emoción no sólo viendo ése delicioso plato !! También observando cada detalle de la entrada, la introducción, la explicación de la receta, las fotos….cada una de ellas, a cual más bonita, más llena de calidez y calidad.
    Siempre con mi admiración…desde “Mi Cocina”

  2. Muchas gracias Toñi! Para mí es un placer poder unir mis dos grandes aficciones: cocina y fotografía, y por fín estoy volviendo a disfrutar de ambas cosas. Esta sopa, además, es una de las que más nos gusta, porque realmente es super reconfortante. Y encima, la haces rápido! jajaja. Un beso, guapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.