Tarta de nata y cerezas

Tarta de nata y cerezas

En verano tenemos muchas celebraciones en mi familia: cumpleaños, santos o simplemente las comidas de los fines de semana donde nos reunimos todos en el campo.

Y es “obligatorio” terminar con un buen postre, bien sea helado, cremas, pasteles o tartas.

En esta ocasión, me habían regalado unas cerezas de Torres, y aproveché para preparar esta deliciosa Tarta de nata y cerezas, tan fácil como rica.

Cerezas maceradas en licor, capas de bizcocho calado con ese almíbar, cremosa nata bien fría mezclada con el jugo de las cerezas… ¡Una locura!

Aprovechad las cerezas que aún quedan en el mercado y no dudéis en prepararla. ¿Nos ponemos manos a la obra?

Tarta de nata y cerezas

Cómo hacer la tarta de nata y cerezas, paso a paso

Ingredientes:

Para el bizcocho cuatro cuartos: 

  • 3 huevos
  • 130 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 130 g de harina para repostería
  • 130 g de azúcar
  • la ralladura de un limón
  • un sobre de levadura química
  • una pizca de sal

Para el relleno:

  • 750 ml de nata para montar
  • 100 g de azúcar
  • 400 g de cerezas
  • 200 ml de licor de cerezas o de guindas
  • 100 ml de agua

Tarta de nata y cerezas

Preparación: 

Precalentamos el horno a 200º.

Deshuesamos las cerezas, apartando un puñado con el rabito para el adorno final. Si no tienes deshuesador, aquí te dejo un truco muy sencillo para hacerlo:

Una vez que las tengamos deshuesadas, las ponemos a macerar con el licor, un par de horas.

Preparamos el bizcocho: para ello, mezclamos la harina con la levadura y las tamizamos.

Por otra parte, batimos los huevos y el azúcar hasta que estén espumosos,  y le añadimos la mantequilla sin dejar de batir. Incorporamos la harina con la levadura, el pellizco de sal y la ralladura del limón, mezclando hasta que esté bien integrado.

“Encamisamos” un molde, es decir, lo untamos de mantequilla y le espolvoreamos harina, para que no se nos pegue, y vertemos la mezcla.

Horneamos a 180º unos 40 minutos, controlando que no se nos queme. Comprueba con una aguja que esté bien hecho por el centro.

Lo dejamos enfriar y lo desmoldamos, cortándolo en tres capas.

Montamos la nata junto con el azúcar.

Escurrimos las cerezas que tenemos macerando con el licor, reservando éste para calar las capas de bizcocho.

Montamos la tarta:

Ponemos la primera capa de bizcocho y calamos con un poco del licor de las cerezas, que habremos mezclado con un poco de agua. Cubrimos con una capa generosa de nata y le ponemos la mitad de las cerezas maceradas.

Tapamos con otra capa de bizcocho y volvemos a repetir la operación.

Cuando coloques la última capa de bizcocho, la vuelves a calar y la vuelves a cubrir de nata, sólo que sobre ella pones las cerezas reservadas enteras, con el rabito.

Puedes cubrirla entera de nata, o como yo, dejarla así para que se vean las capas de bizcocho, quedando con un aire más rústico y casero.

Ya puedes disfrutar de las ovaciones que van a hacerte cuando la pongas en la mesa. ¡No falla!

Tarta de nata y cerezas

Aprovechad la fruta de temporada para preparar postres y tartas con ellos, como este Bizcocho de melocotón , un delicioso Flan de higos, o un refrescante helado de crema y cerezas. En mi Índice de recetas dulces encontrarás una deliciosa variedad de postres, bizcochos y pasteles donde la fruta es la protagonista. ¡QUE APROVECHE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.