Gambas al pilpil o al ajillo

Gambas al pil pil o al ajillo

Las gambas al pil pil o al ajillo, es un sencillo plato que no falta en ningún bar de la geografía española.

Si te preguntas por qué las llamo “al pil pil” es porque en mi ciudad, Jaén, se les ha llamado así desde siempre.

Es cierto que las gambas no poseen esa deliciosa gelatina del bacalao que emulsiona con el aceite de oliva en una salsa inigualable, pero la preparación es igual. De ahí que, si vienes por mi tierra, encuentres la Gampas al pi pil en más de una carta de bar.

Gambas al pil pil o al ajillo

Lo que no desmerece en nada es la salsa resultante: ¡Es imposible no dejarse media barra de pan rebañando hasta la última gota!

Ni que decir tiene, que además de utilizar una gambas frescas de buen tamaño, el secreto está en el aceite de oliva virgen extra.

A mí me gusta hacerlas con picual, porque potencia el sabor de estos ingredientes. No te vayas a venir arriba y utilizar un aceite de oliva virgen extra temprano, porque no vamos a confitar, si no a freír, por lo que todos los magníficos flavores que pudiera tener se nos van a ir con el calor. 

Además, el virgen extra de envero o el maduro, tienen el picante y el amargo mucho más serenos, por lo que no nos va a dejar esos atributos al final, si no que nos quedará la dulce salinidad de la gamba.

Como ves, mi truco es hacerlas con las cabezas, porque si éstas son las que más sabor tienen, entonces ¿por qué quitarlas? 

El que las chupes o no, es cosa tuya, pero te aseguro que vas a mojetear como si no hubiera un mañana.

¿Vamos a preparar estas impresionantes Gambas al pil pil o al ajillo?

Gambas al pil pil o al ajillo

Cómo preparar unas impresionantes Gambas al pil pil o al ajillo, paso a paso:

Ingredientes: 

  • 100 gr de gambas de buen tamaño
  • Dos dientes de ajo
  • Una (o dos) guindilla
  • Pan. ¡Mucho pan! :):)

Preparación:

Pelamos las gambas, dejando la cabeza.

Pelamos y cortamos los dientes de ajo en láminas finas.

Calentamos el aceite de oliva virgen extra a fuego medio, e incorporamos las láminas de ajo. Cuando comiencen a dorarse, añadimos la guindilla y las gambas. Sube el fuego y aparta en cuanto empiece a hervir el aceite, porque con ese calor se terminarán de hacer.

Sirve inmediatamente (si utilizas un recipiente de barro, ten cuidado porque llegarán hirviendo a la mesa.

¡No olvides el pan!

Gambas al pil pil o al ajillo

No tengas cargo de conciencia por haber terminado con el pan en un mojeteo sublime. Puedes acompañar estas Gambas al pil pil o al ajillo con una ensalada como mi Ensalada de melón con mozarella y jamón, unos alcauciles o alcachofas en vinagre, o la Ensalada de naranja, habas y bacalao, aunque en mi índice de recetas encontrarás un montón de propuestas más. ¡QUE APROVECHE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.