Ensalada de cous cous con pollo y manzana

Pasada la Navidad, las comilonas, los atracones, los empachos y la ruina que dejan en nuestro bolsillo, ahora toca enfrentarse a la cruda realidad y reconocer que el pantalón no ha encogido y que la cuenta corriente empieza a acercarse peligrosamente a la bancarrota.

Tranquilidad. No es necesario ponerse verde a lechuga ni acabar con los fondos reservados, si no de buscar platos deliciosos, coloridos y que no te aburran, como la ensalada de patatas y judías verdes con melva, los espárragos con vinagreta de frutos rojos y pistachos o el carpaccio de calabacín.

Uno de los platos más fáciles y que más me gustan es esta ensalada de cous cous con pollo y manzana, que a veces tomamos en casa como plato único y que como ves, no hará temblar ni tu figura y mucho menos tu bolsillo.

Es super fácil de hacer, ¿no lo crees? mira este minivideo:

En este tipo de platos es donde más se luce un buen virgen extra, y como los ingredientes son suaves, te aconsejo una arbequina, quizás la variedad más dulce pero que también puedes encontrarla con un pelín de picor para darle chispa. Para crudo, me gusta que sea temprana por sus notas a almendra y a hoja verde, y ya verás como al unirse a resto de vegetales y a la pasta te va a quedar un plato de los que repetirás muy a menudo, como hago yo. Claro, que yo no le pongo un chorrito pequeño…

 

Ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo
  • 1/2 litro de agua
  • perejil, cilantro, hierbabuena
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 tomate
  • 1 pepino
  • 1 manzana
  • 2 cebolletas
  • el zumo de 1/2 limón
  • 200 gr de cous cous
  • sal, pimienta
  • aceite de oliva virgen extra, de variedad arbequina

Preparación: 

Ponemos a cocer la pechuga con el agua, la parte verde de las cebolletas, una ramita de cilantro o perejil y sal. En una hora la tendrás lista y el caldo habrá tomado su sabor.

Mientras, picamos las verduras en cubos medianos y la manzana en cubos grandes (pero como te lo vas a comer tú, corta en el tamaño que más te guste). Añade el zumo de limón y remueve, para que la manzana no se oxide. Vale,  algún trocito te puedes comer, pero sólo uno.

Saca la pechuga y reserva, y cuela el caldo. En un bol, pon los granos de cous cous y echa el caldo bien caliente, junto con un chorrito de virgen extra, tapando con papel film para que se hidrate bien. La cantidad de caldo depende del fabricante de cous cous, así que pon atención a ese detalle.

Corta la pechuga en cubos grandes, como los de la manzana, y mezcla con las verduras.

Pica un ramillete de perejil, hierbabuena y cilantro, e incorpóralo al bol.

Una vez hidratado el cous cous, vuélcalo sobre la ensalada, salpimenta y añade el aceite de oliva virgen extra. 

Remueve y disponte a disfrutar de tu ensalada de cous cous con pollo y manzana. ¡QUE APROVECHE!!

Si te gusta, puedes añadir un puñado de pasas o nueces. El toque dulce y crujiente es una delicia.

 

Y si eres de los que te has emancipado o estás estudiando, ya ves que lo preparas con los ojos cerrados, y además te aguanta un par de días en el frigo… si tus compañeros de piso no se lo acaban antes.

 

ensalada de cous cous con pollo y manzana
ensalada de cous cous con pollo y manzana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.