BOMBA DE CALAMAR

Odio limpiar calamares. Lo reconozco.
¡Y mira que me gustan! Pero es de lo más entretenido y normalmente, cuando compro, procuro endosarle el trabajito a otra persona (léase mi maridín).

Muchas veces he comprado calamar limpio, aunque reconozco que no siempre es todo lo tierno que debiera.
Por eso cuando probé el calamar limpio de Pescanova descubrí que es el mejor calamar listo para la elaboración de cualquier plato, ya que es muy tierno y viene limpio y entero, para prepararlo como me apetezca, como estos Calamares en salsa que preparamos habitualmente (es decir, cuando no tengo nada preparado…)
Por cierto, en su web hay un montón de ideas, trucos y recetas de pescado y marisco y ya he visto algunas que pienso realizar.
Yo he aprovechado que tenía esta receta que aprendí en un curso en el Restaurante Kasler, en Jaén y he preparado estas riquísimas bombas de calamar.
Los he presentado tal cual me enseñaron, con un alioli quemado con el soplete y con sus patitas fritas y crujientes. ¡Una delicia!  Perfecto para quedar bien con tus invitados, ¿verdad?

Aunque es bien fácil, te dejo con un mini vídeo para que te animes a hacerlo:

Ingredientes:

  • 400 grs.
    de calamares Pescanova
  • 2 bolsitas de tinta
  • 120 grs. de harina
  • 60 grs. de mantequilla
  • 60 grs. de aceite de oliva
  • 800 gr. de caldo de pescado (o leche)
  • 1 cebolla
  • Sal, pimienta, nuez moscada y pimentón picante
  • Huevo y pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra para freír. Mejor si es de variedad picual o cornicabra.



Preparación

  • Limpiamos los chipirones y reservamos las tintas. 
  • En
    un cazo con aceite de oliva virgen extra, ponemos a pochar la cebolla muy picada
  • Cuando esté transparente, añadimos los chipirones picaditos. Salpimentamos y cocinamos un
    par de minutos. 
  • Incorporamos la mantequilla, dejamos que funda y agregamos la
    harina poco a poco, sin dejar de remover con ayuda de una espátula de madera,
    para que se mezcle bien con la mantequilla y pierda el sabor a crudo. 
  • Añadimos
    el caldo caliente, o la leche, y seguimos removiendo. Cuando empiece a espesar,
    echamos las tintas. 
  • Removemos constantemente durante al menos 15
    minutos, para que la harina pierda su sabor, y la masa nos quede cremosa .Rectificamos de
    sal y añadimos pimentón o nuez moscada.
  • Una vez elaborada la masa, la extendemos sobre
    una fuente tapándola con papel film, y dejamos que se enfrie, primero a
    temperatura ambiente y luego en la nevera. 
  • Transcurrido por lo menos un par de
    horas (aunque mejor de un día para otro), sacamos y hacemos las croquetas en
    forma de bola. Volvemos a dejarlas enfriar durante unas horas nuevamente en la
    nevera, para que no se nos revienten al freírlas. 
  • Antes de freírlas, las pasamos primero por pan rallado, luego por huevo batido y otra vez por pan
    rallado.
  • Freímos en abundante aceite bien caliente, para que cojan color por fuera y nos
    queden cremosas por dentro. 
  • Las dejamos escurrir sobre papel de cocina y servimos calientes,
    poniendo una cucharada de alioli encima, que quemaremos con un soplete. 
  • Finalmente adornamos con medio tomate cherry pinchado con una brocheta.



5 comments on “BOMBA DE CALAMAR

  1. Me encantan todas tus recetas, son espectaculares! ¿Has pensado en darte a conocer en alguna red social especializada? Hay una app que se llama Foodies Moveando y seguro que tendrías mucho éxito. Yo te voto! 🙂

  2. Me encantan todas tus recetas, son espectaculares! ¿Has pensado en darte a conocer en alguna red social especializada? Hay una app que se llama Foodies Moveando y seguro que tendrías mucho éxito. Yo te voto! 🙂

  3. Que maravillosa bomba, y como tiene que explotar en la boca jejeje, una maravilla de receta que me la llevo pero toda incluida, haciendo que mi maridin tambien me limpie los calamares jejeje. Mil besicos princesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.