BUÑUELOS DE BACALAO

¿Qué tendrán las masas fritas para gustarnos tanto? Tanto en dulces, como los pestiños, los roscos, los buñuelos de viento… O las saladas, como las empanadillas, las croquetas, o estos deliciosos buñuelos de bacalao, que quedan muy jugosos y esponjosos por dentro pero rodeados de una fina capa muy crujiente.
El peligro que tienen (para la operación bikini) es que son muy fáciles, por lo que cuesta trabajo no hacerlos a menudo. 
No hay secretos para que queden tan crujientes, pero te ayudará utilizar una harina con poca molienda, como la que se utiliza para freír pescado. Si le añades la cerveza muy fría y además dejas que repose en el frigorífico o en el congelador, sumarás puntos para ello. Y si además pones un aceite de oliva virgen extra, (a ser posible, limpio, que no hayas utilizado antes) para freírlos, ya lo bordas, porque éste crea una capa protectora que impide que se absorba más de la cuenta, y no te quedarán aceitosos y grasosos, sino, tersos y crujientes.
Y si además, los acompañas con una salsa de yogurt, a la que le has triturado medio ajo y añadido un chorrito de aove…mmm!! O una mahonesa de ajo y perejil, hecha con aove de variedad arbequina o incluso frantoio, que le da ese punto canalla… ¡Me muero!!

¿A que ya te estás relamiendo? No te quedes con las ganas, ¡hazlos! 

Ingredientes:
1 huevo
200 gr. de bacalao desalado y desmigado
1 diente de ajo
1/4 de cebolla o una cebolleta
1 vaso de cerveza bien fría
3 cucharadas de harina (yo he utilizado la de freír pescado, porque está menos molida y queda más crujiente)
perejil fresco
pimienta o pimentón picante (opcional)
Preparación:
Picas muy finos la cebolla o cebolleta, el ajo y el perejil.
Troceas el bacalao, según te guste notar más o menos los trocitos.
Ahora, en un bol bates el huevo y le vas incorporando el resto de ingredientes (cebolleta, ajo, perejil, pimienta o pimentón, harina y cerveza), hasta que la mezcla esté bien integrada.
Dejas reposar una media hora en el frigorífico o en el congelador.
Calientas en un cazo aceite de oliva virgen extra (yo utilizo un cazo pequeño, porque tiene menos superficie y más profundidad, por lo que necesitas menos aceite) Es importante la temperatura, ya que si se calienta demasiado, se queman por fuera y por dentro quedan crudos. Lo mejor, echar un poquito y comprobar que está en su punto, pero NUNCA dejar que humee.
Con una cuchara vas echando montoncitos de masa. Al principio bajarán al fondo, pero rápidamente subirán y comenzarán a “crecer”, así que no eches demasiados o no tendrán espacio suficiente.
Debes dejar que se doren e ir dándoles la vuelta para que queden uniformes. Tardarán unos 3 minutos más o menos en estar listos.
Los sacas y dejas escurrir en papel de cocina.
Sirves al momento,  acompañados con una mahonesa de ajo o salsa de yogurt.
(si, al momento porque si tardas un poco, te arriesgas a que el plato llegue vacío a la mesa. Iker Jiménez está estudiando el curioso fenómeno de desintegración que sufren mientras escurren…)¡QUE APROVECHE!!

One comment on “BUÑUELOS DE BACALAO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.