Las costillas al horno más fáciles y deliciosas

Las costillas al horno más fáciles y deliciosas.
Costillas al horno

Es cierto, son las costillas al horno más fáciles y deliciosas que puedas hacer. Sólo hay que marinar un poco la carne y dejar que el horno haga el resto.

Los asados son de los platos con menos trabajo para realizarlo pero más agradecidos por el resultado que dan. Tanto si es un codillo, un trozo de jamón, incluso un lomo, cuando se elaboran al horno, sin prisas, se convierte en el plato estrella de una comida festiva.

Personalmente, la costillas son las que más me gustan de esta manera, ya que quedan tiernas y muy jugosas, y aunque hay quien utiliza cuchillo y tenedor, a mí me gusta pringarme hasta los codos y comerlas con los dedos, con su respectivo “rechupeteo”.

Costillas al horno

Esta receta, como ves, la haces con los ingredientes que normalmente hay en casa, sin que tengas que salir corriendo en busca de esa especia o salsa que, una vez utilizada, queda relegada en el último rincón de la despensa en espera de que algún día vuelvas a necesitarla.

Y es tan fácil que con sólo ver esta video receta una sola vez, ya te habrás quedado con la “copla”. Seguro que estás pensando e añadir o  cambiar alguno de los ingredientes. ¡Hazlo! tan simple como hacerlo con el marinado que más te guste.

 

No te cortes con el aceite de oliva virgen extra. Te aseguro que, aparte de rechupetearte los dedos, vas a hacer más barquitos de los que hay en Puerto Banús. ¿Comenzamos?

Ingredientes: 

  • 1 kg de costillas de cerdo
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón ahumado
  • 1 cucharadita de orégano
  • sal y pimienta
  • 100 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • 100 ml. de vino o cerveza
  • 3 patatas medianas

 

Costillas al horno

Preparación: 

Tritura los ajos con el pimentón, orégano, la pimienta y el vino.

Pincela las costillas por toda su superficie con esta mezcla y deja adobar durante unas dos horas en el frigorífico. También puedes hacerlo la noche anterior y así tomará más todavía los sabores.

Pon las costillas con su adobo en una fuente de horno y añade el aceite de oliva virgen extra.

Precalienta el horno a 200º y hornea durante media hora a 180º.

Mientras, pon a cocer las patatas unos 15 minutos. No deben quedar muy tiernas, porque se van a terminar de hacer en el horno.

Pasado este tiempo, dale la vuelta a la carne y añade las patatas cortadas en gajos. Vuelve a hornear otra media hora, hasta que las costillas queden doradas.

Si se resecaran demasiado, añade un poco de agua para que no se queme la salsa.

Sirve inmediatamente, salseando con el jugo que dejan y con las patatas, que habrán tomado el sabor del aliño. ¡QUE APROVECHE!

Seguro que te ha gustado, pero si quieres otro tipo de asado, prueba mi Codillo al horno o el agridulce Codillo glaseado con miel, o estas deliciosas Costillas con salsa barbacoa casera.  Si te gusta la parte del jamón, prueba este Jamón asado con salsa de zanahorias o éste con Miel y naranja que, en frío, también te servirán para un buen bocadillo gourmet.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.